Siete días para determinar si el ADN de la mandíbula del pantano pertenece a las niñas de Aguilar

Siete días para determinar si el ADN de la mandíbula del pantano pertenece a las niñas de Aguilar

El análisis esclarecerá si existen vínculos entre los restos localizados en La Población de Yuso con Virginia y Manuela, desaparecidas en Reinosa en 1992

DIARIO MONTAÑES

Una semana. Ese es el tiempo aproximado que requiere la prueba de ADN a la que será sometida la mandíbula humana localizada el pasado mes de octubre en el Pantano del Ebro para que dé un resultado. De esta forma, a partir de que se realice el análisis habrá que esperar siete días para determinar si estos restos humanos, cuya prueba forense ya confirmó que pertenecieron a una adolescente fallecida hace 25 años, guardan alguna relación con el caso de las dos niñas de Aguilar de Campoo desaparecidas en Reinosa en 1992. Según explican los expertos, asuntos como este tienen máxima prioridad y ese debería ser tiempo suficiente. Lo que aún no ha trascendido es si los técnicos ya se han puesto manos a la obra para sacar la información del hueso.

Más noticias

Para ello, se utilizará el Programa Fénix, una herramienta implantada hace dos décadas a nivel nacional que funciona como una base de datos de ADN de familiares y desaparecidos y permite identificar a personas localizadas o, en su caso, los cadáveres. En su momento, tanto la familia de Virginia Guerrero Espejo como la de Manuela Torres Bouggefa, las dos chicas desaparecidas -entonces tenían 14 y 13 años, respectivamente-, ya facilitaron una muestra de material genético para el cotejo.

Nacido gracias a un convenio suscrito entre el Cuerpo Armado y la Universidad de Granada, el Programa Fénix genera dos bases con datos completamente independientes: una con el ADN de los restos no identificados (pertenencias personales, estudios antropológicos, odontológicos, radiográficos...) y otra con el ADN de los familiares que, voluntariamente, hayan donado una muestra biológica para ser analizada.

Todas las familias que lo han deseado han dejado una muestra de ADN para que los técnicos lo puedan comparar con restos hallados dentro o fuera de la comunidad autónoma. Para que el Programa Fénix empiece a funcionar es requisito indispensable que la desaparición que se intenta esclarecer haya sido denunciada legalmente ante las autoridades judiciales o policiales.

Cualquier interesado puede donar una muestra, siempre y cuando exista denuncia de una desaparición y esa persona tenga relación familiar con el desaparecido. El Programa Fénix ha despertado interés en otros países, como Estados Unidos. De hecho, su implantación desencadenó su puesta en marcha posterior en otros lugares del mundo. También la Academia Iberoamericana de Criminalística y Estudios Forenses puso de relieve la necesidad de crear bases de datos de ADN.

Eliminación

Cualquier persona que haya cedido una muestra biológica de la que se han obtenido datos de identificación tiene, en todo momento, pleno derecho sobre la muestra y sobre los datos de ella derivados. Esto significa que los datos almacenados en el registro pueden ser eliminados en cualquier momento si así es requerido por el interesado. Por otra parte, de modo automático, una vez se hayan establecido identificaciones en base a unos datos, al no tener ya más interés, son automáticamente eliminados de la base.

La comunicación entre los familiares y el programa es confidencial, así que una identificación positiva sólo es comunicada a los familiares y a las autoridades judiciales y policiales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos