'Use' roza lo temerario para ganar en Palencia

‘Use’, sobre el lomo de ‘Gritón’ durante el salto que le dio el triunfo en la final./Manuel Brágimo
‘Use’, sobre el lomo de ‘Gritón’ durante el salto que le dio el triunfo en la final. / Manuel Brágimo

El de La Seca gana el campeonato de recorte libre de la ciudad pese a ser cogido en dos ocasiones por el primero de la tarde

MARCO ALONSOPalencia

Miedo. Ese es el sentimiento que tenemos el común de los mortales cuando nos acecha un peligro, una sensación que conocen bien todos los que se han puesto delante de un morlaco de más de 500 kilos. Bueno, todos, no. Hay un trabajador de una bodega de La Seca que está acostumbrado a tener tan cerca a los toros en la plaza como las botellas de verdejo en el trabajo y, aún así, demuestra cada día que no tiene ni idea de lo que es el miedo. Su nombre es Eusebio Sacristán, ‘Use’ para los amigos, y ayer logró ganar el Campeonato Nacional de Recortadores de Palencia después de ser cogido por el primero de la tarde en dos ocasiones. Casi nada.

‘Use’ es un fenómeno digno de estudio, como lo fue José Tomás en su día, y la Plaza de Campos Góticos lo pudo comprobar poco después de que saliera de toriles el primero de la tarde, Aviador, un toro muy alto al que le costaba demasiado agachar la cabeza. ‘Use’ confió en la potencia de sus piernas y decidió saltarlo, pero su rival no humilló y lo tiró al suelo para propinarle una buena paliza que se saldó, de forma milagrosa, con una herida en el labio. Cualquiera se hubiera arrugado después de ese revolcón, pero ‘Use’ es de otra pasta y pisó de nuevo el albero para repetir la suerte de la misma forma y en los mismos terrenos. Lo lógico hubiera sido cambiar de suerte, probar un quiebro o un corte, pero el de La Seca no entiende de miedos y se fue decidido a repetir salto. Llamó a ‘Aviador’ y el que acabó por los aires fue otra vez el bueno de ‘Use’, que fue cogido de nuevo, pero pudo completar su tanda con un quiebro. Parecía que este operario de bodega iba a tener muy complicado brindar tras un nuevo triunfo en Palencia, pero el toro no le quitó el sitio después de los dos revolcones y en su última aparición en la ronda clasificatoria volvió a volar sobre los lomos de ‘Aviador’. En esta ocasión, el aterrizaje del saltador fue recibido con una ovación, no con gritos, y esa valentía torera le dio el pase a la final.

La segunda ronda tuvo una gran variedad, pese a que el toro se mostró reservón. El palentino Raúl Arreal quería triunfar en su tierra, pero veía que su oponente no quería arrancar. No se lo pensó dos veces se fue por él y lo saltó con un elegancia que levantó al tendido. Estaba claro que la única forma de exprimir al animal era por arriba, saltándolo , y Javi ‘Ballotelli’ así lo entendió con un salto que obligó al jurado a seleccionar a ambos para la final.

Ya solo quedaba una ronda y fue la de los quebradores. El francés Mika Romero realizó un quiebro de rodillas lleno de peligro, pero Saúl Rivera llegó a Palencia para pelear por el trofeo y su quiebro de rodillas fue el que gustó más al jurado.

Parecía que poco más se podía pedir al espectáculo, pero ‘Use’ no había dicho su última palabra. Una vez más, y ya van infinidad, el de La Seca se impuso en la final gracias a un salto sin sitio, pegado a las tablas. Raúl Arreal trató de emularlo con acierto, pero los jueces solo le otorgaron el tercer puesto gracias a ese salto, y la segunda posición fue para ‘Balotelli’.

El ganador recogió el trofeo y se fue directo a la enfermería, donde le dieron seis puntos que le cortaron la hemorragia que tenía en el labio, pero ni el hilo de sutura fue capaz de borrarle la sonrisa de la cara. Tal vez ‘Use’ no sepa lo que es el miedo, pero tiene motivos de sobra para saber qué es la felicidad y para brindar por ella con el mejor de los verdejos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos