Las dos ruedas se consolidan en Palencia

Participantes en la concentración de motos./Marta Moras
Participantes en la concentración de motos. / Marta Moras

Los organizadores de la concentración de motos se muestran satisfechos de haber logrado superar el número de inscritos

SORAYA NORIEGAPalencia

Probablemente, tras este fin de semana sea posible afirmar que Palencia cuenta con una cita motera formal, como la que se celebraba hace algunos años en la festividad de las Candelas. La IV Concentración Motera Ciudad de Palencia, que el Club Motero 6 Estrellas ha organizado en colaboración con el Ayuntamiento, toca a su fin tras un fin de semana copado de ambiente motero, y como no su característico olor a gasolina.

En esta cuarta edición, el club ha registrado un total de 250 inscritos, un centenar más que el pasado año. «La concentración crece poco a poco, y es exactamente lo que desde el Club pretendemos, queremos que la gente conozca Palencia, y nunca perder en esencia ese ambiente cercano y familiar que caracteriza tanto a la ciudad como a esta cita desde sus orígenes», analiza el presidente del Club 6 Estrellas, Marciano Noriega.

Además de los moteros de la provincia y comunidad, a la cita han acudido amantes de las dos ruedas procedentes de toda España, como Asturias, Cantabria, País Vasco, Madrid, o Galicia. «Incluso ha llegado gente a la concentración el propio viernes, antes de que comenzase el programa», comenta Noriega, quien destaca como uno de los aspectos más positivos de la cita «poder dar a conocer la ciudad y su ambiente al colectivo motero, y viceversa, para mostrar que el mundo de las dos ruedas va más allá de los tatuajes, el alcohol, y la fiesta».

La organización de la cita ha corrido a cargo de los treinta miembros del Club Motero 6 Estrellas. Noriega afirma que tanto la experiencia como la consolidación de la convocatoria han dotado de gran consistencia a esta cuarta edición, algo que ha favorecido que todo trascurra tal y como estaba previsto, y ha garantizado el éxito de estos dos días. «Esta concentración es pequeña y por ello los asistentes se sienten como en casa, para nosotros la concentración es un punto de encuentro en el que todos estamos como en familia, algo que los 6 Estrellas queremos conservar», añade Noriega.

La jornada del sábado, arrancó motores con la salida monumental por la ciudad, donde los visitantes y palentinos contemplaron la ciudad y sus monumentos desde el prisma de las dos ruedas. A las 15:00 horas, una paella, un refrigerio y una fruta para los inscritos, les dotó de fuerzas para encarar el intenso programa de la tarde que tuvieron por delante. Como la seguridad siempre va ante todo, la primera de las citas fue una exhibición con la colaboración de Cruz Roja consistente en un simulacro de atención de socorro, y las pautas de actuación en caso de accidente. «Hemos hecho especial hincapié en las medidas de seguridad a tener en cuenta siempre en la moto, es algo que puede resultar de vital importancia», agrega Noriega.

Una ‘gymkana’ de repartidores de comida rápida hizo rugir a toda potencia los motores de los ciclomotores que compitieron en la cita. Algo que desarrollado, por supuesto con seguridad, causó tanto furor entre los espectadores que unido al olor de la gasolina sin plomo 95 recordaba simpáticamente a un Gran Premio de Motociclismo.

Antorchas nocturnas

A las 22:30 horas y con la noche acompañando al fuego, 250 antorchas se prendieron a manos de los copilotos de más de quinientas motos que se congregaron para el momento. Esta ‘solemne’ ruta por la ciudad concluyó en el parque del Salón con un minuto de silencio dedicado al piloto recién fallecido Ángel Nieto y a todos los moteros caídos. Pero fue la pasión la que habló por todos los participantes cuando el rugido de todos los motores irrumpió al unísono para despedir a todos aquellos compañeros de la mejor forma posible, con la pasión que compartían.

La acción prosiguió y terminó la noche del sábado con la exhibición de acrobacias a cargo de Emilio Zamora del Ducati Stunt Team, donde un despliegue de vehículos fueron los útiles del motero que deleitó a todos los asistentes con arriesgadas piruetas y maniobras.

‘Todo lo bueno se acaba’ dice el refrán, y así el programa de hoy para la IV Concentración Motera Viudad de Palencia es más breve. Los moteros han salido como bien es común en estos aficionados a rodar el domingo por la mañana, y los participantes han tomado rumbo a Becerril de Campos, para disfrutar en esta mañana especial de concentración de hacer algo que para ellos es tan satisfactorio como casi sagrado, ir de ruta. Una vez en Becerril de Campos, un aperitivo en el bar ‘El Rescate’ y una visita a San Pedro Cultural han sido la guinda del pastel de la mañana.

Por último, una vez de vuelta, más de cien regalos para sortear entre los inscritos, y la concesión de los clásicos premios en estas citas al motero más viejo, al más joven, la más lejano y al motoclub más numeroso, han despedido la IV concentración motera ciudad de Palencia. «Creo que ya podemos decir, a por la quinta y muchas más», concluye satisfecho Noriega.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos