La FAPA apuesta por un calendario con cuatro periodos vacacionales

Rebeca Soriano en la sede de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Palencia. /ANTONIO QUINTERO
Rebeca Soriano en la sede de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Palencia. / ANTONIO QUINTERO

La organización renueva su directiva con Rebeca Soriano en la presidencia, que sustituye a Manuela Gómez durante los próximos dos años

Paloma Aguado Carro
PALOMA AGUADO CARROPalencia

La FAPA (Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Palencia) renovó el pasado 13 de enero su presidencia con la incorporación de Rebeca Soriano, quien sustituye a Manuela Gómez. La formación, según explica la nueva presidenta, tratará de seguir con los objetivos planteados para este curso y continuar defendiendo «la mejor escuela pública posible para todos los niños». Además, este año presentarán una nueva propuesta de calendario escolar para el próximo curso 2018-2019, con el objetivo de mejorar el actual reparto de las vacaciones en favor de los alumnos.

Rebeca Soriano empieza esta nueva etapa con ilusión y con la esperanza de seguir con todos los programas ya fijados para este curso y mejorar las iniciativas de cara al año que viene. La anterior Junta Directiva fue la encargada de proponerla como nueva presidenta y Soriano aceptó el cargo el pasado enero, momento desde el que está al frente de la organización. Con tres hijos, sabe muy bien los problemas a los que tienen que enfrentarse padres y madres para conseguir «la mejor educación para todos los niños».

«Seguimos con nuestros objetivos, basados en ofrecer la mejor escuela pública posible»

«Seguimos con nuestros objetivos, basados en ofrecer la mejor escuela pública posible» REBECA SORIANO

La nueva propuesta de calendario escolar, como principal iniciativa para el nuevo curso, se basa, según ha explicado Soriano, en organizar las vacaciones de los niños de una forma más equitativa. Es decir, que «no tengan que coincidir obligatoriamente con las fiestas religiosas». Así, el curso comenzaría el uno de septiembre, o el primer día laborable de este mes. Una fecha problemática en el caso de Palencia, puesto que coincide en plenas fiestas de San Antolines. «Sabemos que es complicado compaginar las clases con las fiestas de la ciudad, por eso aún no tenemos claro cómo podría organizarse, ni hemos elegido una fecha concreta», asegura Soriano. El primer periodo vacacional tras el verano será en otoño, del 29 de octubre al 3 de noviembre -que coincide con el Día de Todos los Santos-. Las vacaciones de Navidad serán las mismas, para respetar todas las festividades. Después, tendrá lugar un tercer periodo de descanso del 25 de febrero al 4 de marzo, que incluirá los carnavales.

La iniciativa Releo, buen fondo y mala puesta en marcha

La organización también critica el mal funcionamiento de algunas iniciativas, como es el plan ‘Releo’, el programa de gratuidad de los libros de texto. La nueva presidenta de FAPA, Rebeca Soriano, asegura que la iniciativa tiene un buen fondo y un objetivo muy importante, pero que sin embargo, «no se está llevando a cabo de una manera eficiente». Así, explica que lo primero sería dotar a los colegios de libros para que en ningún caso, los padres de los alumnos becados tengan que realizar un desembolso de dinero. Además, siguen recibiendo quejas en relación con el transporte escolar, puesto que hay zonas «sin horarios definidos y con rutas que no tienen un conductor fijo». Por otro lado, también hay un descontento con el funcionamiento de algunos comedores escolares de la provincia.

Una de las propuestas que también lanza el colectivo, se basa en reducir el periodo de adaptación de los niños que comienzan Infantil, ahora de dos semanas. «Creemos que, por norma general, con una semana es suficiente y no genera tanto descontrol las familias», asegura Soriano.

El próximo curso 2017-2018, la organización defenderá la eliminación de las conocidas ‘revalidas’, que se producen en sexto de Primaria y en cuarto de la ESO. Estas pruebas, aunque no cuentan para el expediente de los alumnos, suponen «una presión añadida para los jóvenes, para los padres y el profesorado».

Este conjunto de cambios y críticas pretenden «asegurar a la mejor educación posible a las nuevas generaciones, siempre pública y gratuita», los dos principales valores que caracterizan a la federación.

Por último, las vacaciones de primavera, que las plantean desde el 23 de abril hasta el 2 de mayo. En este caso, no coincidiría por completo con la Semana Santa. Sin embargo, según explica la nueva presidenta, lejos de perseguir que coincidan con las fiestas religiosas, buscan una mayor tranquilidad para el alumnado con periodos «mejor estructurados». Los trimestres seguirían siendo los mismos, sin embargo, «los días lectivos y las fiestas están mejor repartidas».

Esta iniciativa se basa en calendarios escolares de otros países europeos, que han obtenido mejores resultados en el informe PISA. En ellos, según asegura FAPA en el informe del plan del nuevo calendario, «se observa que tras siete u ocho semanas de clase los alumnos tienen una o dos semanas de vacaciones» y así mejora su rendimiento.

Desde la organización, además, inciden en la importancia de que sean «vacaciones reales para los niños y jóvenes», que no tengan exámenes a la vuelta o que entregar trabajos. Además, demandan un programa de conciliación que «permita que los padres puedan compaginar el calendario escolar», con actividades atractivas para los alumnos, que deben impartirse en los propios centros educativos, sin que tenga que existir un número mínimo de niños que acudan al programa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos