Viva Suecia: «Se puede triunfar en el indie sin vello facial, pero nos sienta bien la barba»

Rafa Val, primero por la izquierda, junto a los demás integrantes de Viva Suecia. /El Norte
Rafa Val, primero por la izquierda, junto a los demás integrantes de Viva Suecia. / El Norte

El grupo murciano ofrece desde las 22:30 horas de este sábado, día 17, un concierto acústico en el Bar Universonoro

Marco Alonso
MARCO ALONSOPalencia

Viva Suecia va hacer algo muy especial este sábado 17 de marzo en Palencia. No se dejen guiar por el titular, no se van a afeitar por mucho que digan que se puede triunfar en el indie sin barba. Lo que van a hacer es desnudarse, pero solo en sentido metafórico. Van a despojar su música de sus habituales ornamentos para ofrecer un acústico en el Bar Universonoro desde las 22:30 horas. Su vocalista, Rafa Val, ha querido hablar antes del concierto y ha corroborado que sí, que los que tengan una entrada son unos afortunados porque este formato minimalista «no se va a repetir demasiado».

–¿A qué suena Viva Suecia en acústico?

–Lo que intentamos hacer es una revisión de todas las canciones. No solo coger la canción y reducirla a una guitarra acústica y una par de arreglos. Casi todo el ‘set’ está revisionado, deconstruido y vuelto a construir para dar una vueltecita a todo y que vaya más allá de lo que la gente ya conoce de nosotros.

–¿Se vive de la misma forma un concierto en un festival que un acústico en una sala pequeñita?

–Es distinto pero valoramos muchísimo los conciertos pequeñitos. Nos divertimos mucho en los acústicos, se crea un clima muy especial y no podríamos elegir si nos gustan más este tipo de conciertos o los otros.

–Con cuatro años de vida se les puede considerar el grupo indie revelación de 2017. ¿Les da vértigo mirar atrás y ver dónde están?

–Vértigo, ninguno. Ilusión, mucha y responsabilidad, también. Estamos muy ilusionados con el proyecto, hemos formado una familia en la que nos aguantamos los unos a los otros con la mayor de las sonrisas.

–Han reeditado ‘Otros Principios Fundamentales’ con un par de temas nuevos. ¿Para cuándo un nuevo disco con más canciones?

–‘Otros principios fundamentales’ acaba de cumplir un año. Los discos con un año de vida siguen siendo jóvenes y por la respuesta que está teniendo en las salas y por la cantidad de ofertas que tenemos, creemos que el disco tiene mucha vida, lo que no quiere decir que no estemos pensando ya en lo próximo.

–¿Así que el año que viene llegará nuevo material?

–Es muy probable. ¿Quién sabe? Igual en noviembre estamos sacando disco. Aún es pronto para responder a esto.

–Llevan Suecia en el nombre. ¿Qué saben de ese país más allá la afición de sus ciudadanos por montarse ellos mismos los muebles de casa?

–El único que ha estado en Suecia es Alberto, el guitarrista. Los demás sabemos de Suecia bastante poco, que son gente muy educada, respetuosa, con su perfecto sistema de educación y una manera práctica de hacer las cosas.

–Por lo que dice, un sueco puede parecer el yerno perfecto para cualquier madre, algo que no suele suceder con los músicos...

–Ese orden perfecto que nos viene a la cabeza cuando pensamos en Suecia puede ser razón de más para que la gente se subleve. Cuanto más orden existe, suele haber más ganas de mandarlo todo a freír monas. Personalmente, no conozco el carácter de los suecos pero de allí han salido bandas enormes como Mando Diao, The Hives, Abba. Algo positivo tiene que haber allí en lo musical.

–Dicen en su tema'Hemos ganado tiempo'que su generación ha ensalzado al resto. ¿Esta frase es porque auguraban una dura crisis de los 30 o de verdad piensan esto?

–Supongo que hemos crecido en una generación que lo tiene absolutamente todo y por eso disfrutamos muy poco de las cosas. Esto suena un poco a discurso de abuelo cebolleta, pero creo que antes la gente gozaba con cosas muy pequeñas y ahora necesitamos mucho más para tener esa alegría necesaria para vivir. Formamos parte de una sociedad llena de información, en la que podemos saber de todo al instante, pero nos pasamos metidos en una oficina 12 horas, enganchados al móvil o haciendo de todo menos lo que corresponde al ser humano, que es vivir un poco y relacionarse.

–Va a ser verdad eso que dicen de «hemos ganado tiempo, hemos renunciado al intelecto». ¿Si la ignorancia da la felicidad, la suya es la generación más feliz de la historia?

–Sobre el papel, la ignorancia da la felicidad porque cuanto menos peso des a los problemas, menos te comes la cabeza. Pero no creo que seamos ni más ni menos felices que los que vinieron antes.

–La imagen es algo importantísimo en la música. ¿Se puede ser indie sin vello facial?

–Nosotros ya teníamos vello facial antes de llegar al indie. En mi caso personal, tengo barba desde los 17 años y cumplo 30 en abril, así que yo ya venía con la barbita de casa. Para mí es un maquillaje perpetuo, no me imagino mi cara sin barba. Claro que se puede ser indie sin vello facial, pero a nosotros nos sienta bien la barba. (risas).

–¿Son de seguir modas o van a ‘lo suyo’?

–Vivimos dentro del sistema y sería absurdo decir que estamos fuera de él en según qué aspectos. Por ejemplo, a mí me encantan Los Beatles y no voy a dejar de escucharlos porque le gusten a medio planeta.

–Pero cuando algo le gusta a todo el mundo parece que deja de ser nuestro. ¿Prefieren ser un banda para tres o cuatro ‘superfans’ o convertirse en un grupo de masas?

–Me parece un poco estúpido ese proteccionismo que hay con los grupos. Eso de ‘antes eran míos y me los han robado’ es una soberana estupidez. Yo tengo una banda, hago canciones y lo que quiero es que cuando dé un concierto venga el mayor número de personas, más que nada porque si vienen cuatro a las salas, no puedo seguir haciendo esto. Por eso y por nuestro ego, que está ahí. Las bandas somos más o menos grandes en función de lo que diga la gente, que es lo que importa.

–Van camino de convertirse en grandes, pero antes ha dicho que son las pequeñas cosas las que de verdad importan. ¿Qué pequeñas cosas van a poder vivir los que vayan en su concierto en Palencia?

–Esto no es por vender entradas, porque está ya todo vendido. Van a ver un concierto que no se va a repetir demasiado. Van a descubrir a cuatro tipos que han destruido su discografía y la han vuelto a construir. No sé si eso es una pequeña cosa, pero creo que sí es, al menos, algo interesante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos