Entregados los premios del concurso de belenes de Palencia

Los galardonados, junto a la concejala Fernández Caballero./El Norte
Los galardonados, junto a la concejala Fernández Caballero. / El Norte

La familia Soto Diago y la cofradía del Santo Sepulcro reciben los galardones

EL NORTEPalencia

La familia Soto Diago y la cofradía del Santo Sepulcro recibieron este viernes los premios, dotados con 500 euros cada uno, del Concurso de Belenes Antonio Lafuente, organizado por el Ayuntamiento de Palencia en colaboración con la Asociación Belenista Francisco de Asís, que ha contado con la participación de 16 instalaciones, cinco en el apartado de familias y once en el de entidades.

La familia Soto Diago recordó los orígenes de su afición a crear belenes desde hace varias generaciones y cómo se han ido adaptando a las nuevas técnicas y tendencias de cada momento. Animados por amigos y conocidos del barrio del Cristo, donde residen, se presentaron por primera vez en estas ocasión al concurso, obteniendo el primer premio.

Lo han logrado con un espléndido montaje, para el que han cambiado por completo la estructura que venían ejecutando hasta ahora. De cara a aprovechar más el espacio, el diseño estaba realizado en tres alturas, formando un conjunto de casi seis metros cuadrados, totalmente a mano, jugando con materiales como papel, cartón y espuma de poliuretano, corcho, arena o papel de plata.

Los juegos de luces empleados, permitían alternar la panorámica del día con la nocturna, en la que era posible contemplar pequeñas estrellas y el pueblo que recreaba, y en el que se podían ver desde las murallas hasta un pequeño río con agua corriente y una cascada, mostraba escenas tan típicas como un panadero con su horno de pan o un huerto con los bueyes arando. Pero lo que más ha llamado la atención de los visitantes ha sido un original palomar, con palomas en grupo volando.

La cofradía del Santo Sepulcro de Palencia, por su parte, recibe la herencia belenística, por un lado, de la tradición histórica de su origen franciscano y, por otro, de más de cincuenta años ininterrumpidos de apertura de puertas con sus montajes, que se remontan a los años 70 y 80, época de la que proviene la gran mayoría del patrimonio de figuras que posee la penitencial en su sede de la calle Lope de Vega de Palencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos