«Fui ‘drag queen’ en una cabalgata de Reyes y no se acabó el mundo»

La 'Reina Mala', durante una de sus actuaciones. /El Norte
La 'Reina Mala', durante una de sus actuaciones. / El Norte

La transformista palentina 'La Reina Mala' cree que la polémica por la carroza gay de Vallecas solo responde a una homofobia que también se sufre en su tierra natal

Marco Alonso
MARCO ALONSOPalencia

La participación de la ‘drag queen’ La prohibida en la cabalgata de Reyes del barrio madrileño de Vallecas se ha convertido en tema recurrente en infinidad de tertulias en los últimos días, pero esto no es algo nuevo. Decenas de ‘drag queens’ han formado parte de cabalgatas de Reyes desde hace años en numerosos municipios, y una de ellas es la palentina ‘La Reina Mala’, que actuó el pasado año en la de la localidad vallisoletana de La Cistérniga. ‘La Reina Mala’ es un personaje creado por José Ramón Aparicio, un palentino de 32 años que define la controversia generada por este tema con dos palabras: homofobia e hipocresía.

¿A qué cree que responden las críticas que ha recibido la cabalgata de Vallecas por incluir a una ‘drag queen’ en una de sus carrozas?

–Básicamente, responden a homofobia social e hipocresía por parte de los partidos políticos. Hay ciertos sectores que se creen que somos un colectivo perversor de la sociedad en la que vivimos, y los representantes políticos solo hacen declaraciones a medias para no perder votos.

¿Entonces piensa que esas críticas no tienen nada que ver con la defensa de las tradiciones?

–Esto no tiene nada que ver con el respeto a las tradiciones. Es solo homofobia, transfobia o ‘plumofobia’. La única explicación tiene que ver con todas las fobias relacionadas con lo homosexual y lo femenino. Esto tiene un componente muy interesante de machismo porque nosotros nos transformamos en mujeres, y todo lo afeminado y femenino en nuestra sociedad es algo que está denostado. Con un hombre que se viste de mujer, tienes todos los elementos que necesitas para que te rechace el sector más machista de la sociedad.

«Cada pareja homosexual que se da la mano en Palencia tiene dos tipos detrás insultándoles»

«Cada pareja homosexual que se da la mano en Palencia tiene dos tipos detrás insultándoles»

Pero estará conmigo en que una ‘drag queen’ no casa muy bien con esta tradición. Debería ser muy difícil caminar con plataformas por Belén hace más de 2.000 años...

–En cuanto a lo de la tradición, no me tienen que vender milongas ni contar cuentos chinos. En cualquier cabalgata sale Darth Vader, Bob Esponja o Papá Noel, que no tienen nada que ver con la tradición española. Esto se supone que representa la adoración de los Reyes Magos a Jesús y todo lo que se salga de eso, no es tradicional. Si somos tradicionalistas, vamos a tratar a todos por igual. No hay por qué tratar mejor o peor a una carroza de un colectivo LGTB+ con respecto a otra llena enanitos del bosque, por ejemplo. ¿Qué pintan los enanitos del bosque en Belén? Si te lees el evangelio, allí no había enanitos del bosque, duendes, hadas, princesas y tampoco estaba Darth Vader.

La elevada sexualización del personaje es una de las señas de identidad de muchas de las ‘drag queen’. ¿Eso no convierte sus contenidos en no adecuados para niños?

–No todas las ‘drag’ somos iguales. Somos personas interpretando a un personaje y cada personaje es distinto. Si el organizador ha pensado que ‘La prohibida’ es adecuada para la cabalgata, será por algo. Es una cantante que, como Conchita Wurst, se dedica a cantar como ‘drag’ y no sé qué problema hay en que una cantante forme parte de una cabalgata. Es lo mismo que pasó cuando ganó esta señora Eurovisión. Evidentemente, hay mucha ‘drag queen’ que hipersexualiza las cosas, pero son solo personajes. De la misma forma, hay personajes de ‘Aquí no hay quién viva’que son ‘hiperbizarros’ y ningún padre se lleva las manos a la cabeza porque su niño de ocho años esté viendo eso en la tele. Posiblemente, es mucho más escandaloso lo que ven los niños en la tele que lo que se les ofrece cuando van a ver un espectáculo de fantasía, que es lo que hacemos las ‘drag’.

«La sociedad palentina no es, en su mayoría, acogedora y agradable con los homosexuales»

«La sociedad palentina no es, en su mayoría, acogedora y agradable con los homosexuales»

Se ha dado mucho bombo a la cabalgata de Vallecas de este año, pero la participación de ‘drag queens’ en cabalgatas de Reyes no es algo nuevo. Usted llegó a participar en la del año pasado en La Cistérniga...

–Sí. En la cabalgata en la que participé hacía de Maléfica, iba con un grupo de Teatro de Valladolid que se dedica a hacer animaciones de este tipo y los niños no tuvieron reacciones negativas en ningún momento, al contrario. Ni Blancanieves, ni la Bella Durmiente ni las hadas ni el príncipe acapararon tanto la atención de los niños como lo hice yo aquel día. Vieron a Maléfica y no se preguntaron a priori si era un chico o una chica porque lo que estaban viendo era un personaje, y eso era lo que les interesaba, ya que estaba bien llevado y no era inadecuado para el público. El niño no se pregunta esas cosas, son los adultos los que lo hacen y empiezan a sembrar estas ‘cositas’ en los más pequeños. Puedo decir que he ido de ‘drag queen’ a una cabalgata de reyes y no se acabó el mundo, tampoco se acabará en Vallecas.

Así que quitó protagonismo a todos los personajes Disney, e incluso al típico concejal pintado de negro que suele hacer las veces de Baltasar en cada pueblo de España...

–Totalmente. Fui el que más fotos me hice de todos los que estuvimos. Los niños van a la cabalgata por ver a los Reyes Magos, el resto de personajes somos relleno, pero ese relleno de aquel día en La Cistérniga fue importante porque Maléfica estaba muy de moda por la película de Angelina Jolie.

La calle Mayor de Palencia dista mucho de parecerse en algo a Chueca. ¿Cómo vive una ‘drag queen’ en la capital palentina?

–Me levanto, me lavo la cara, hago pis, salgo de casa, hago la compra y este tipo de cosas. A ver, no vamos a decir que es un camino de rosas, obviamente, pero soy de Palencia y he vivido aquí toda la vida. Puedo decir que, estando en el personaje, no he tenido mayores problemas, los he tenido, pero menos de los que esperaba.

«Algunos creen que por vestirnos de mujer estamos ridiculizando algo, pero no es así»

«Algunos creen que por vestirnos de mujer estamos ridiculizando algo, pero no es así»

¿Es la sociedad palentina tolerante con el mundo gay en general y con las ‘drag queen’ en particular?

–Siendo políticamente correcto diré que las cosas van mejorando. A medida que pasa el tiempo y que la gente tiene más información, no te respetan, pero te ‘mediotoleran’. Aún así, tengo que decir que la palentina no es una sociedad agradable ni acogedora en su mayoría con los homosexuales. Es algo que me molesta mucho decir porque soy palentino y apuesto por Palencia. Hay mucha gente que me dice que me vaya a Madrid, pero allí hay tropecientasmil y aquí me es más fácil destacar, para bien y para mal. A mí me han pegado en el colegio, como a otros muchos, se me ha insultado por la calle y se me sigue insultando. La gente oye desde la otra acera gritar a alguien «maricón de mierda» y no se vuelve para decir al que grita que se corte.

Parece que eso que cuenta pertenece a otra época...

–Eso es una realidad para mí, pero gracias a Dios, tengo que decir que la juventud se está movilizando, como en el Día del Orgullo, en el que hubo una manifestación en el monumento a la mujer y se leyó un manifiesto, algo que hace solo unos años era impensable en Palencia. En esta ciudad es fácil que te señalen porque todos nos conocemos y me gustó mucho ver ese gesto. Yo he tenido pareja en Palencia y no es fácil. Por cada pareja homosexual que se da la mano en Palencia hay dos tipos detrás insultándoles, y eso es difícil de entender.

¿Cree que esta estigmatización puede tornar en normalización con actos que hagan más visible al colectivo, como la participación en la cabalgata de reyes?

–Puede ser y no estaría de más. Las cabalgatas de Reyes tienen una connotación religiosa y folklórica. Por la parte religiosa no encajamos, pero por la folklórica lo hacemos a la perfección y podemos ser respetuosas y coherentes en el contexto en el que nos metan. Tenemos hueco en todos los sitios, en una cabalgata de Reyes o en cualquier otro lugar. A mí me hubiera encantado poder vestirme de palentina en Las Candelas y tengo hasta el traje, aunque me queda un poco corto. Soy una persona de Palencia que se siente orgullosa de su tierra y me encantaría poder lucir el traje regional de mi ciudad en Las Candelas o en San Antolín. Que me transforme en femenino no quiere decir que falte al respeto a la tradición. La gente se cree que porque nos vistamos de mujer estamos ridiculizando algo, pero no tiene nada que ver.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos