Donaciano Sardón recuerda a los valdecañeses «que hicieron pueblo»

Donaciano Sardón./Luis A. Curiel
Donaciano Sardón. / Luis A. Curiel

El regidor desgrana en una ponencia la historia del municipio con una reseña a los alcaldes del último siglo y a varios acontecimientos

LUIS ANTONIO CURIELValdecañas de Cerrato

El municipio de Valdecañas de Cerrato acogió la charla ‘Nuestros antepasados también hicieron pueblo’, pronunciada por Donaciano Sardón Carazo en un marco tan especial como la iglesia parroquial de San Nicolás de Bari. El acto se enmarcó en la II Semana Cultural ‘Haciendo pueblo’. De este modo, los valdecañeses continuaron su recorrido por la historia, puesto que ya el año pasado Donaciano Sardón ahondó en este argumento con la charla ‘Haciendo pueblo. Valdecañas de Cerrato: 29 años de pedanía’, una crónica de la historia de Valdecañas de Cerrato desde que se constituyó como pedanía de Baltanás en el año 1987. En este acto se reconoció la labor prestada de forma desinteresada por todos los alcaldes pedáneos de estos años como Pedro Barcenilla, Abel Prieto, Abraham San Millán, Luis Javier López y Donaciano Sardón, que recibieron una placa conmemorativa.

Este año, Donaciano Sardón realizó un breve recorrido por la historia de Valdecañas, comentando algunos datos relacionados con la repoblación del Cerrato en los siglos VIII y IX por Alfonso III. Un hecho demostrado con la necrópolis situada en la ermita de la Virgen del Campo que alberga restos de esta época. La historia de Valdecañas comienza en 999, siglo X, cuando se crea el Alfoz de Palenzuela. Por lo tanto, la localidad cuenta con más de mil años de historia y ha pasado por distintas terminologías. En el 1070 era Val de Cannas y en 1822 ya figura como Valdecañas de Cerrato. «Todos nuestros antepasados, a su manera, vivieron haciendo pueblo, y es algo que debemos tener en cuenta y agradecérselo» comentó Donaciano Sardón en su charla. En este recorrido por la historia, Sardón se centró de un modo especial en la Edad Moderna, en el siglo XX, concretamente en el período de 1925 a 1974. Una información consultada minuciosamente en las actas de las sesiones que se conservan en el Ayuntamiento de este período. En la ponencia, reseñó varias fechas y hechos curiosos, como el año 1929, cuando la dictadura de Primo de Rivera fulmina los ayuntamientos y es el gobernador el que nombre los cargos municipales. Un período en el que jugó un papel fundamental el somatén, una especie de milicias urbanas que se encargaban del orden público. En estos años se llevó a cabo el arreglo del camino vecinal de Hornillos de Cerrato, la rehabilitación de las escuelas nacionales y la reparación del reloj de la villa. Como curiosidad, el Ayuntamiento de Valdecañas patrocinó cruceros trasatlánticos. En 1930, el gobierno del Ayuntamiento hizo frente a la epidemia de fiebres paralíticas, por lo que creó una junta local de sanidad y pagaron la vacuna con cargo al presupuesto municipal. Otro dato curioso es que Doña Clementina del Val, maestra, es la única mujer que aparece en el gobierno local del Valdecañas.

El período de la Guerra Civil también viene señalado en la historia de la localidad, con la incorporación a filas con gratificaciones de varios vecinos, la colocación del retrato de Franco en la Casa Consistorial y el oficio de funerales y otros actos por los militares y vecinos fallecidos en la contienda. El 15 de septiembre de 1938 empezó a funcionar el Servicio Nacional de Trigo y el Ayuntamiento fijó el jornal medio del año.

En la década de 1940 aparecen los primeros permisos de obras y en 1955 ya intentaron crear una mancomunidad para atender los servicios de abastecimiento de agua. Los cambios en la secretaría, la apuesta por la beneficencia y la asistencia social, el sueldo del médico, la construcción del nuevo cementerio, la urbanización de la calle Mayor y Plaza, el inicio del trabajo con los bancos, concretamente con el Banco Santander y el precio de la madera de chopo que vendía el Ayuntamiento, fueron algunos datos comentados. De 1963 a 1972 se produce un lapsus de actas, incorporándose después el párroco Luis Simón como secretario del Ayuntamiento.

En la década de 1970 comienza el teléfono público y se arregla el alumbrado público. El 12 de marzo de 1973 se celebra una sesión extraordinaria con la propuesta de incorporación de Valdecañas a Baltanás. En esa fecha, la localidad valdecañesa contaba con 235 habitantes.

Fotos

Vídeos