La Diputación de Palencia apoya con 20.000 euros el Museo de la Minería de Barruelo

Javier Calderón y Ángeles Armisén firman el convenio, en presencia de Urbano Alonso./El Norte
Javier Calderón y Ángeles Armisén firman el convenio, en presencia de Urbano Alonso. / El Norte

El Ayuntamiento modernizará las instalaciones del centro de interpretación

FERNANDO CABALLEROPalencia

La presidenta de la Diputación de Palencia, Ángeles Armisén, y el alcalde de Barruelo de Santullán, Javier Calderón, han firmado este lunes el convenio mediante el cual la institución aportará 2o.000 euros para contribuir a la difusión del Centro de Interpretación de la Minería.

Calderón señaló que con esta cantidad se llevará a cabo una actualización y modernización de las infraestructuras, que se han quedado «anticuadas», según sus palabras. El museo, que incluye una mina visitable, fue inaugurado el 13 de abril de 1999 por el fallecido Tomás Villanueva, que entonces era consejero de Industria de la Junta de Castilla y León.

Ángeles Armisén destacó que es una novedad la firma de este convenio, que permitirá «el sostenimiento de un museo vinculado a la esencia del territorio de Barruelo de Santullán, a su historia, cultura y estructura social». También destacó que el centro de interpretación incluye una mina visitable, que puede acercar a los interesados el mundo de la minería «como una auténtica realidad».

La aportación de la Diputación Provincial permitirá también una «mayor promoción y difusión de los contenidos del museo», además de «fijar población».

Javier Calderón, por su parte, resaltó la importancia de este convenio para Barruelo de Santullán, ya que el museo es la «punta de lanza del municipio». El acuerdo permitirá mejorar la calidad de las instalaciones y de los trabajadores». «Barruelo es bastante pobre y necesitamos estas ayudas», apostilló.

El Centro de Interpretación del Minería recibió el año pasado 7.300 visitas, que «activan y dinamizan el pueblo». El alcalde barruelano destacó que el centro se compone de dos partes. La primera, ubicada en el edificio que albergó antiguamente las Escuelas Nacionales, posee más de 600 metros cuadrados de exposición, repartidos en tres plantas y nueve salas. No solo se limita al mundo de la mina, sino que se ocupa de relatar la historia del carbón desde su nacimiento hasta el momento en que el hombre hace uso de él, así como los procesos que condicionan su localización y disposición en la corteza terrestre.

La segunda parte es la mina visitable, «que es artificial, aunque muy lograda, ya que ofrece el ambiente y la sensación de encontrarse en el interior de una mina, incluidos los ruidos propios de la actividad minera, y también se puede comprobar el esfuerzo y el trabajo de los mineros».

En el museo trabajan cuatro personas, pero hay otros siete u ocho que son indirectos.

Fotos

Vídeos