Los conservacionistas piden que se prohíban las batidas de jabalí en la Montaña Palentina

Equipo de búsqueda de un oso herido, el pasado fin de semana en la Montaña Palentina. /El Norte
Equipo de búsqueda de un oso herido, el pasado fin de semana en la Montaña Palentina. / El Norte

La Plataforma para la Defensa de la Cordillera Cantábrica reclama a la Junta que suspenda las cacerías

El Norte
EL NORTEPalencia

La Plataforma para la Defensa de la Cordillera Cantábrica (PDCC) ha pedido a la Junta que prohíba de forma cautelar e indefinida las batidas de jabalí en el Parque Natural de Fuentes Carrionas, que suma ocho de los once casos de osos muertos o tiroteados en la subpoblación oriental desde 2000.

La Plataforma, que tiene un ámbito de actuación en Asturias, Galicia, Cantabria, Castilla y León, Euskadi y La Rioja, ha lamentado, a través de un comunicado, que el pasado sábado un oso fuera disparado durante una batida de jabalí en la localidad de Casavegas, en la Montana Palentina. Ha señalado que este lugar pertenece al Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre y a la Reserva Regional de Caza del mismo nombre, donde, según esta plataforma «los osos deberían estar a salvo de este tipo de sucesos».

Ha recordado que ya se han producido hechos similares en el pasado y que en 2012 otro oso "fue tiroteado por la misma cuadrilla de cazadores" que el sábado disparaba a un oso en Palencia.

En esta línea, la asociación ha denunciado que de los once casos de osos muertos o tiroteados en la subpoblación oriental desde el año 2000, ocho lo han sido en el Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre.

Por eso, ha demandado «una actuación rotunda e inmediata» por parte de la Junta de Castilla y León que, como última responsable de la conservación de la especie, debería prohibir «de forma cautelar e indefinida» las batidas de jabalí en este espacio natural.

La asociación ha recordado que las Administraciones Públicas y la Unión Europea han invertido mucho dinero público para hacer compatible la caza con la conservación del oso pardo y sin embargo este tipo de hechos ponen en duda la eficacia de las medidas implantadas. Ha considerado que no se puede permitir la realización de batidas en áreas críticas para la conservación del oso pardo después de declarar este espacio como protegido precisamente para garantizar la conservación de esta especie amenazada.

Por todo, la Plataforma en Defensa de la Cordillera Cantábrica ha solicitado que el último caso ocurrido en Palencia no quede impune, que se depuren responsabilidades y que esa negligencia sea penada y la sentencia hecha pública.

Y ha insistido en que la administración competente tiene que arbitrar las medidas necesarias para este tipo de hechos no vuelvan a producirse, lo que, según esta plataforma «pasa necesariamente por la prohibición de las batidas de jabalí en el espacio natural».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos