Condenado a cuatro años y tres meses por abusar sexualmente de su sobrina

Edificio que alberga la Audiencia Provincia./Antonio Quintero
Edificio que alberga la Audiencia Provincia. / Antonio Quintero

El acusado no podrá acercarse a menos de doscientos metros de la menor, que ahora tiene nueve años, y que padece una discapacidad psíquica

EL NORTEPalencia

La Audiencia Provincial de Palencia ha condenado a un hombre, R. O. M., a cuatro años y tres meses de prisión por un delito de abusos sexuales cometido sobre una menor de 16 años, previsto en el artículo 183 del Código Penal. Asimismo, se le impone una inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y la prohibicón de aproximarse a la víctima a menos de doscientos metros durante seis años. Tampoco podrá comunicarse con ella por cualquier medio durante el mismo periodo de tiempo.

La sentencia de la Audiencia Provincial establece también una indemnización para la menor víctima de los abusos de 3.000 euros. Por su parte, también debe indemnizarse al servicio de salud de la Junta de Castilla y León (Sacyl) con 175,16 euros por el tratamiento médico y psicológico dispensado a la niña, que en la actualidad se encuentra bajo la protección de la Junta..

La sentencia no es firme y cabe recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

La Audiencia considera probado que el acusado, hermano de la madre de la menor, que sufre un retraso mental leve, desnudó a la joven y la sentó sobre sus rodillas cuando él se encontraba sentado en el retrete. En los hechos probados, se indica que se aprovechó de que la niña entró en el baño «para con ánimo libidinoso e intención de satisfacer sus deseos sexuales, bajar el pantalón y las braguitas de su sobrina, y colocándola encima de sus rodillas, frotar con su pene los glúteos y partes íntimas de la misma».

El tribunal argumenta que existen suficientes motivos para dar credibilidad al testimonio de la menor, a pesar de su discapacidad psíquica, y lo sustenta en que no existía anterior animadversión de la menor hacia su tío y en la coherencia del discurso de la niña a lo largo del tiempo.

La defensa, por su parte, solicitó la libre absolución y argumentó que no puede darse credibilidad a las manifestaciones de la niña, ya que, según indicó tiene tendencia a inventar para captar la atención de los mayores y sentirse protagonista.

Sin embargo, el tribunal ha tenido en consideración las declaraciones de la actual guardadora legal de la menor, quien relató que la niña explica que tanto su abuelo, como su padre y su madre la presionaban «en orden a los que tiene que decir a fin de evitar que su tío vaya a la cárcel.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos