El colegio Dominicas inicia el aprendizaje cooperativo

Alumnos de Infantil, en una clase. / Antonio Quintero

Los alumnos de la ESO tienen experiencia como mediadores de conflictos en el marco de un proyecto que insiste en la tolerancia y el respeto

J. OLANOPalencia

Desde el estudio al conocimiento de la verdad, con la mente abierta, en el crecimiento con los demás en el trabajo compartido. Así se rige el colegio Santo Domingo de Guzmán, que educa intentando formar personas, protagonistas de su propia educación, libres, críticas y creativas, participativas y responsable, solidarias, tolerantes y respetuosas. Así trabaja este colegio, conocido como las Dominicas, que supera los 600 alumnos entre Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato, a los que forman una plantilla de 40 profesores.

Y lo hacen también a través de materias transversales, como la música y la canción, satisfechos de su reciente participación en el proyecto Cantania que reunió a 500 alumnos de quinto de Primaria de la región en el auditorio Miguel Delibes de Valladolid, una iniciativa en la que Dominicas fue un centro pionero. ‘Vive sin temor’ es la canción con la que han dado la voz de pecho este año en el festival Cantania, comandados por la profesora Pilar Barrientos.

Más fotos

En esa línea se plantea también el eje transversal del proyecto educativo de este curso, que es ‘Abre los ojos al mundo’, un marco en el que cabe la idea de los mediadores de la ESO, con los ayudantes de mediación de los últimos cursos de Primaria para ayudar a resolver los conflictos que surgen entre los compañeros. Yfunciona, como también funciona muy bien el trabajo cooperativo puesto en marcha este curso con el afán de promover aún más los valores de tolerancia y respeto. Aprender a mirarnos hacia dentro, a echar el freno a la impulsividad, acostumbrarnos a decir lo positivo y lo negativo del otro, todo eso está en torno al emocionario y al monstruo de los colores con el que trabaja por ejemplo Carmen Betegón en segundo de Primaria.

El trabajo cooperativo se ha introducido en las Dominicas desde las clases de 3 años, porque lo que se trata es de que se ayuden, a la vez que disfrutan en el aula. «Se trata de que sean capaces de mentalizar contenidos, que aprendan mejor a partir de la experimentación, además de ser felices, competentes y autónomos», afirma Esther Rosales, profesora de primer curso de Infantil, aula en la que ya se introducen algunas pautas del logaritmo ABN, un método de cálculo que permite al alumnado comprender lo que hace cuando resuelve una operación o problema, llegar al cálculo mental de manera sencilla y natural, además de aumentar de manera notable su capacidad de resolución de problemas.

La comunidad docente que se suma a la aplicación de esta metodología va en aumento, como es el caso de las Dominicas, porque los resultados demuestran que se trata de una solución verdaderamente eficaz para ayudar a que los alumnos desarrollen la competencia matemática.

Y otro área que se trabaja especialmente en el colegio Santo Domingo de Guzmán es el deporte relacionado con la educación. «Es cuestión de que, por ejemplo, el voleibol permita potenciar las relaciones sociales de los estudiantes», añade Héctor Bartolomé, profesor de Educación Física.

Fotos

Vídeos