Cita con el misterio navideño en Ampudia

Una religiosa coloca una de las piezas en la Exposición de Belenes./L. A. Curiel
Una religiosa coloca una de las piezas en la Exposición de Belenes. / L. A. Curiel

Las religiosas de Alconada exhiben una colección con más de seiscientos belenes

LUIS ANTONIO CURIELAmpudia

‘La acogida fraterna en la fe y la caridad de todos los que llegan al monasterio, es signo de la continua venida de Dios a nuestras vidas’, reza la regla 53 de San Benito, que preside las paredes del monasterio cisterciense de Nuestra Señora de Alconada, en Ampudia. De esta manera se sienten acogidos los visitantes que se acercan a este singular monasterio en pleno corazón de Tierra de Campos. La sonrisa y la amabilidad de las cuatro religiosas cistercienses que habitan el convento elevan a órbitas celestes a aquellos que desean adentrarse en ese misterio de la Navidad y de la vida de clausura. Sor Asunción Bernal, Son Anunciación Veiga, Sor Rosario Cuadra y Sor Mónica Vaquero hacen de perfectas anfitrionas para todos los que se acerquen en estos días al monasterio.

Fotos

La muestra ‘La Navidad vista y sentida por la fe y el arte’ nació hace nueve años, con el objetivo de catequizar a todos los asistentes y compartir el misterio de la Natividad en un clima de oración y respeto. «A través de las diversas manifestaciones del Belén de los distintos rincones de nuestro mundo, pretendemos que aquellos que nos visitan en estas fechas descubran la grandeza de la Navidad, vivan con mayor espíritu esos días de gozo para nuestras vidas y se dejen llenar del amor que desprende el misterio de Belén. Éste es el objetivo desde que nació nuestra muestra», destacó la madre Mónica Vaquero, superiora de la orden cisterciense, el pasado jueves con motivo de la solemne bendición e inauguración de la muestra.

Una fecha elegida con especial cariño para abrir las puertas de la muestra, en la víspera de la solemnidad de la Inmaculada Concepción, que suele conocerse como ‘la primera Navidad’. Un acto que contó con gran asistencia de público, que quiso acompañar a la comunidad cisterciense en un momento tan entrañable. El párroco de la localidad, David Pérez, invitó a todos los asistentes a vivir estos días en actitud de contemplación, con la mirada y el corazón puestos en el Misterio de Belén. Al acto también asistieron el diputado provincial Javier Villafruela y la alcaldesa de Ampudia, María Isabel del Bosque, que destacaron el valor de esta exposición en la que todas las piezas pueden contemplarse al natural, sin cristales o luces que puedan distorsionar su sentido.

Una cita hasta el 14 de enero

Desde el pasado jueves y hasta el próximo 14 de enero, todos los amantes del Belén y de los Niños Jesús tienen una cita en Ampudia. La exposición que acoge un rincón tan especial como el monasterio de Alconada para vivir con otros ojos el misterio de la Navidad cuenta con 600 belenes, una muestra de maternidades de la Virgen y 120 representaciones del Niño Jesús -ubicadas en la sala capitular del Monasterio- que las propias religiosas han adquirido a lo largo de más de tres décadas desde su llegada al monasterio. Varias de estas piezas han sido decoradas por las hermanas de la Comunidad y otras proceden de diversos monasterios de la geografía española. Además, las religiosas han recibido numerosas donaciones en los últimos años, lo que les ha permitido engrandecer la muestra. Algunas de estas donaciones tienen sello ampudiano, como las piezas realizadas por Julio del Bosque.

Una exposición que cuenta con misterios de distintos puntos de la geografía española, Portugal, Italia, Alemania, Bulgaria, República Checa, Turquía, Rusia, además de otros países de América Latina y África. Unas piezas elaboradas en diversos materiales, como escayola, barro, porcelana, resina, cristal, madera, cera, tela y metal, entre otros. La muestra cuenta con piezas desde el siglo XVII hasta la actualidad.

La exposición se ubica en el claustro y la sala capitular del cenobio, lo que permite a las religiosas abrir las puertas de la clausura para romper barreras y llegar desde un contacto más directo a la sociedad. «Esta exposición nos permite meter a la gente en nuestra vida cotidiana, que nos conozcan un poco más para que podamos transmitir un mensaje de fe, esperanza y caridad, algo esencial en estos momentos que estamos viviendo. Por eso, invitamos a todos los que lo deseen a acercarse en estos días a Ampudia y visitar la muestra, que es un recorrido contemplativo por el misterio de la auténtica Navidad», señaló la religiosa Mónica Vaquero.

Apostolado cisterciense

De hecho, son muchas las experiencias que viven en estos días de Adviento y Navidad, en las que el apostolado cisterciense se respira de manera especial por todos los rincones del cenobio. «Hay personas que llegan cada año hasta aquí para contemplar el arte de la Navidad, sin conocer nada de la vida de clausura. Para nosotras es una satisfacción que salgan conociendo un poco de nuestras vidas y de nuestra misión en el mundo y en la Iglesia. Las personas que se acercan en estos días hasta aquí siempre salen un poco más cerca de Dios y del verdadero sentido de la Navidad», indican desde el monasterio cisterciense.

Durante un mes, las religiosas han preparado con esmero la muestra, con el fin de acercar el espíritu de la Navidad a todos los palentinos. Un hecho que han preparado acompañadas de la vida cotidiana de oración y trabajo, especialmente en el taller de encuadernación y en el obrador del monasterio. Una vida entregada que seguro que despierta la curiosidad de las distintas personas que se acercquen a Alconada en estos días. «Nuestras puertas siempre están abiertas y esperamos que nuestra sociedad haga un discernimiento vocacional profundo, para que los jóvenes también puedan plantearse la vida religiosa como opción de vida. Quizás esta muestra de la Navidad nos ayude a ello», comentaron desde el monasterio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos