La cifra de palentinos en el extranjero ha crecido el 47% en los años de la crisis

Daniel de la Torre, practicando surf en una playa de Australia./EL NORTE
Daniel de la Torre, practicando surf en una playa de Australia. / EL NORTE

La mayor parte son inmigrantes que lograron la nacionalidad y que, por la situación económica, decidieron volver a sus lugares de origen

R. S. RICO/ V. M. VELAPALENCIA

La crisis económica ha dejado una víctima demográfica por el camino, con la fuga de 2.645 personas que, entre 2009 y 2018, decidieron abandonar la provincia de Palencia para mudarse a otros países. El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha ofrecido los datos del padrón de residentes en el extranjero, aquellas personas con nacionalidad española (pueden tener doble nacionalidad) que han establecido su «residencia habitual» fuera de España, con la comunicación pertinente en las oficinas consulares. A 1 de enero de este año, la cifra total era de 8.255. De ellas, buena parte (5.312) fueron personas que vivían en la provincia de Palencia, pese a que habían nacido en el extranjero. Aquí se incluye la gran partida de inmigrantes que llegaron para trabajar en los años de la bonanza económica, que obtuvieron más tarde la nacionalidad y que después, durante la crisis y por la falta de oportunidades laborales, decidieron regresar a sus países de origen. Las mayores salidas desde Palencia en estos casos se han dirigido hacia América (3.893, sobre un total de 5.312).

Entre los nacidos en España, el gran flujo se ha producido hacia Europa (2.095 de 3.687), con Francia (594), Alemania (590) y Reino Unido (262) como principales destinos. La mayor movilidad se da entre los 35 y los 45 años, aunque, y esto es relevante, casi se ha duplicado la salida al extranjero de palentinos entre los 20 y los 24 años, jóvenes que recién terminados sus estudios deciden marcharse al extranjero para buscar salidas profesionales.

Durante el último año, este padrón de residentes en el extranjero se incrementó con 286 nuevas inscripciones. Fueron 162 hombres y 124 mujeres. Del total, 122 habían nacido en Palencia.

Según los datos del Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero (PERE), el número de personas con nacionalidad española que residen en el extranjero alcanzó los 2.482.808 a 1 de enero de este año. Esta cifra supone un incremento del 3,2% (76.197 personas) respecto a los datos a 1 de enero de 2017. Por continentes, el 61,8% de las personas inscritas tenía fijada su residencia en América; el 34,7%, en Europa, y el 3,5%, en el resto del mundo.

«Nos vamos porque estamos hartos de cómo está España»

El palentino Daniel de la Torre, de 26 años, lleva desde septiembre en Brisbane (Australia) para mejorar su inglés. Licenciado en Periodismo por la Universidad de Valladolid, ha trabajado en diversos medios de comunicación tanto en Palencia como en Barcelona, pero los bajos salarios y la precariedad le han llevado a hacer las maletas para añadir un plus a su currículum.

«Muchos jóvenes acabamos de estudiar y no conseguimos acceder a un trabajo como nos gustaría, con unas condiciones dignas al menos. Con la crisis, las empresas se están aprovechando y no nos queda otra que marchar. En Castilla y León no hay trabajo, lo vemos cada día, se cierran tiendas, se reduce plantilla en las empresas… Llevo desde el mes de septiembre en Australia, quería marcharme de España para mejorar mi inglés, pero no me gustan ni Gran Bretaña ni Estados Unidos, así que aquí estoy», señala De la Torre.

«Al principio no es fácil, todo es nuevo y cuesta adaptarse. Una vez que empiezas a trabajar la cosa mejora, pero últimamente no hay trabajo para todos y se está poniendo difícil encontrar. Hay que hacer de todo para sacar algo de dinero y dejar de tirar de ahorros. Yo he trabajado de camarero, moviendo muebles, vaciando contenedores de carga, repartiendo publicidad por los buzones, de fotógrafo… He estado haciendo fotos para la escuela del Barça aquí en Brisbane», comenta el joven palentino.

«Lo bueno aquí es que los salarios son muy buenos. Al tener salarios altos la economía fluye, los políticos no roban y la gente se gasta el dinero. Cada vez somos más por aquí, Brisbane es una ciudad pequeña, pero me he encontrado con más gente de Palencia, de Burgos o Valladolid, y todos venimos por lo mismo, estamos hasta las narices de cómo va España. Estando en el extranjero te das cuenta de que tenemos de todo, buena comida, destinos turísticos, buen clima… pero las políticas que se están llevando a cabo son horribles. Aquí se echa mucho de menos la comida, comen muy mal en Australia. Aquí estoy estudiando inglés hasta diciembre, y ahora un curso de Turismo y Viajes. Es la manera más fácil y rápida de entrar en el país, con visado de estudiante», hace hincapié Daniel de la Torre.

«Espero volver en octubre o noviembre, que es cuando se me acaba el visado de estudiante. Buscaré trabajo por España, pero tampoco descarto algo en otro país de Europa. Al final el inglés te abre más puertas. Tengo amigos muy cercanos trabajando en Francia, Inglaterra, Bélgica o Alemania, y no están nada mal. Es una pena lo que está pasando en España, somos las generación mejor preparada, pero estamos abocados a marchar al extranjero», concluye.

La palentina Sara González, afincada en Londres.
La palentina Sara González, afincada en Londres. / EL NORTE

«Me gusta la mentalidad abierta de Londres y las posibilidades laborales»

Sara González decidió irse a Londres tras finalizar sus estudios de educación primaria en Palencia. Una oportunidad de la que pueden disfrutar los titulados gracias a becas que ofrece el Ministerio para realizar lectorados. Algo que empezó como una estancia temporal, pero que ha acabado por alargarse durante un año y ocho meses. «Me contrataron de profesora de español para Secundaria y Adultos. Aquí da igual que seas graduada en Primaria, puedes ejercer en otros ámbitos educativos», explica.

En Londres, la joven palentina de 23 años ha encontrado una ciudad con muchas ventajas, sobre todo en el ámbito profesional. Sin embargo, prevé su futuro en España. «Este año tengo previsto volver porque me gustaría hacer mi vida en España, más que en Londres», explica.

La capital inglesa le ha brindado durante este tiempo la posibilidad de ejercer como profesora y perfeccionar su inglés. Además, también ha descubierto una cultura diferente. «Una de las cosas que mas megustan de Londres es la mentalidad abierta de las personas», explica. «En ciudades más pequeñas como Palencia no hay esta diversidad y además, hay muchos menos posibilidades, también de ocio», asegura Sara González.

Sin embargo, también Londres tiene sus lado negativo. «Creo que el estilo de vida es mejor en España, los horarios, los precios, la alimentación... Incluso el carácter de la gente, creo que es mejor en España». Por estas razones, la palentina tiene previsto su regreso a la capital este verano y abandonar la capital londinense, después de llevarse grandes experiencias.

«No descarto quedarme en Estados Unidos»

Al otro lado del charco, el palentino Enrique Monje ha comenzado este año su primera experiencia profesional, fuera del ámbito académico del grado, en Estados Unidos. «Estoy con una beca que me permite trabajar de profesor asistente en un colegio de inserción lingüística», explica el joven. El próximo año ya no podrá disfrutar de la beca, pero no descarta quedarse en Estados Unidos. «Aquí es mucho más fácil conseguir un trabajo en este tipo de colegios, en España solo tienes la opción de las oposiciones», confiesa.

«Es más fácil conseguir un empleo en otros países»

Ángela estudió Educación Primaria y a sus 25 años, su verdadera pasión es viajar y afrontar nuevos retos en otros países. Después de acabar el grado comenzó un máster en investigación con la intención de comenzar un doctorado. Sin embargo, se dio cuenta que no era a lo que verdaderamente quería dedicar sus próximos años. Después de viajar por un total de 20 países, desde hace dos meses está afincada en Liverpool, donde está ejerciendo de ‘profesora asistente’ y trabajando los fines de semana en un bar. «Decidí venir a Inglaterra porque es mucho más fácil encontrar trabajo y ahorrar dinero, en España es mucho más complicado», asegura. Además, también señala la diferencia de sueldos entre ambos países, y asegura, que si te sabes organizar bien «no es caro vivir en una ciudad como Liverpool». Sin embargo, todos los viajes que ha realizado por el mundo le han servido para darse cuenta de que «España es el mejor de los países, a pesar de todo». Con el paso de los años, espera poder regresar y estudiar las oposiciones para ser maestra. Por ahora, quiere cumplir su sueño de conseguir viajar por todo el mundo.

La palentina Marta Lechón.
La palentina Marta Lechón. / EL NORTE

«Tuve el mejor expediente al terminar Enfermería, pero no encontré trabajo»

Marta Lechón se ha licenció en enfermería en el año 2012. Con un expediente brillante, consiguió la mención del premio extraordinario por ser la mejor de su promoción. Pero, a pesar del esfuerzo y de los largos años de estudio, no consiguió encontrar trabajo en España. «Intenté buscar empleo en el sector privado y en el público, pero fue imposible», asegura. Algunos compañeros suyos habían decidido, ante la falta de oportunidades, irse al extranjero. «Vi que era la única opción posible y era el momento. No quería quedarme en Palencia esperando a conseguir un trabajo y sin hacer nada», confiesa. Ahora, con 26 años, continúa su estancia en la ciudad de Southampton, en la costa sur de Inglaterra.

En un principio, su objetivo era quedarse por un periodo de tiempo muy reducido. «Cuando me fui a Inglaterra pensé estar solo tres meses, pero luego me empezaban a surgir trabajos a través de la bolsa pública y decidí seguir aquí», explica la joven. Su meta, ahora, es alargar su estancia durante dos años y más y regresar a España. «Quiero volverme a España porque es mi país y tengo allí a mi familia. Me gustaría volver a Palencia o a otras zonas de Castilla y León o el norte», confiesa Marta Lechón.

Uno de los aspectos más positivos de residir en el extranjero, y el principal motivo de la joven para permanecer allí, es la calidad del empleo. «He tenido unas condiciones de trabajo estupendas desde el primer momento. Aquí el sistema de empleo público es muy diferente y ofrece muchas más posibilidades. Para trabajar de enfermera en España tengo que sacar una plaza por oposición y tener muchos puntos», explica. Además, asegura que en Inglaterra valoran mucho el expediente y la formación, brindando multitud de oportunidades profesión, además de priorizar la conciliación laboral y familiar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos