Desde el Cerrato hasta Madagascar

Participantes en la marcha solidaria.
Participantes en la marcha solidaria. / Luis Antonio Curiel

Hornillos y Baltanás logran recaudar 2.000 euros en la marcha de Manos Unidas

LUIS ANTONIO CURIELBaltanás

Enmarcado dentro del Verano Cultural de Baltanás y de la Semana Cultural de Hornillos de Cerrato, este sábado ha tenido lugar la tradicional Marcha Solidaria que une las dos localidades, llegando así a su decimoséptima edición. Más de 150 andarines de distintos pueblos del Cerrato participaron en el acto, la mayoría ataviados con las camisetas blancas y negras correspondientes a la actual Campaña Contra el Hambre bajo el lema ‘El mundo no necesita más comida, necesita más gente comprometida’.

La marcha surgió de varios voluntarios de Manos Unidas y desde sus inicios contó con el apoyo de la Asociación Cultural Juvenil Baltanasiega y de varios vecinos vinculados al mundo del deporte. En este sentido, la Organización siempre ha contado con el apoyo de los Ayuntamientos de Baltanás y Hornillos de Cerrato, a los que se ha sumado este año la colaboración de la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de Baltanás, que coordinaron perfectamente todo el trayecto.

El trabajo conjunto de vecinos y colaboradores hizo posible que la marcha fuera una fiesta de la solidaridad, en la que se entremezclan los valores deportivos unidos a una buena causa. «Estamos muy satisfechos con el resultado de la Marcha, que ya es una cita obligada dentro del Verano Cultural de estos dos pueblos. Cada vez contamos con más apoyos y nuevas personas se unen a la organización, lo que refleja el interés que tienen los cerrateños por este tipo de iniciativas», destacó Tinín Atienza, responsable de las actividades deportivas de Manos Unidas en Baltanás.

Al igual que en las últimas ediciones, el Ayuntamiento de Hornillos de Cerrato hizo de perfecto anfitrión ofreciendo un desayuno a todos los participantes, que de este modo cogieron fuerzas para emprender el camino. La Marcha Solidaria partió de las antiguas Escuelas de Hornillos de Cerrato, con un recorrido de 7 kilómetros, hasta llegar a la ermita de Revilla de Baltanás, donde se celebró una eucaristía de acción de gracias. En esta edición, hornilleros y baltanasiegos participaron activamente, superando las doscientas personas que asistieron a los diversos actos programados, tanto a la salida desde Hornillos como a su llegada a Baltanás.

Fotos

Vídeos