Los carrioneses acompañan a su patrona

Un grupo de comensales disfruta de la paella.
Un grupo de comensales disfruta de la paella. / César Ceinos

El obispo de la Diócesis, Manuel Herrero, presidió los actos religiosos en honor a la Virgen de Belén

CÉSAR CEINOSCarrión de los Condes

Los devotos de Carrión de los Condes arroparon este viernes a la patrona de la ciudad, Nuestra Señora de Belén. Primero acudieron a la misa que se celebró al mediodía en el santuario con su nombre y, posteriormente, acompañaron a la talla coronada canónicamente en 1960 en una procesión que se celebró por las calles de la localidad jacobea.

La eucaristía, que estuvo presidida por el obispo de la Diócesis de Palencia, Manuel Herrero; incluyó, como es habitual, una ofrenda floral a la advocación, que llevó a cabo un grupo de niñas vestidas con el traje regional, y la renovación del Voto de Villa por parte del alcalde carrionés, José Manuel Otero.

El regidor, en su discurso, pidió que los valores del Camino de Santiago, como el respeto o la solidaridad, perduren en el municipio. Asimismo, abogó por un uso responsable de los recursos de la naturaleza, especialmente del agua en estos tiempos de sequía, y solicitó altura de miras y talante a la clase política nacional para solucionar los problemas actuales del país.

El desfile comenzó en el templo de la virgen y pasó por la avenida Leopoldo de Castro, plaza de San Andrés, calles de Moisés Santos y Esteban Collantes, plaza de la Constitución y calle La Rúa antes de llegar a la Plaza Mayor. Junto al edificio del Ayuntamiento, los vecinos cantaron la salve y entregaron un donativo a la Hermandad de Damas y Caballeros de Nuestra Señora de Belén. A continuación, se reinició el pasacalles, que acabó en el lugar de origen. A los pies de la ermita, los asistentes despidieron a la imagen mariana cantando el himno a Carrión.

Además del responsable diocesano de la provincia, en esta festividad participaron el nuevo párroco de la Unidad Parroquial de Carrión de los Condes, Rafael Núñez Pastor, que sustituyó el pasado 26 de agosto a Julio José Gómez Otero, y otras asociaciones religiosas del municipio, como la del Cristo del Amparo.

Después de los ritos sacros, tuvo lugar por primera vez una comida en el parque infantil ubicado al lado del santuario de Belén. Este banquete estuvo promovido por cuatro familias de Carrión de los Condes, quienes, con el apoyo de diversas instituciones y empresas locales, buscaban potenciar la festividad de la patrona.

En la edición inaugural participaron 111 personas, que degustaron un menú a base de paella, panceta y chorizo que costó a los comensales seis euros. Además, en la sobremesa, pudieron tomar un café con unas pastas y disfrutar de una pequeña sesión musical, que se prolongó durante varias horas. Desde la organización, tienen la intención de repetir esta iniciativa en años venideros.

Fotos

Vídeos