Los capiteles de Cenera se quedarán finalmente en Aguilar de Campoo

Capitel recuperado del pantano de Aguilar de Campoo./Nuria Estalayo
Capitel recuperado del pantano de Aguilar de Campoo. / Nuria Estalayo

Los vecinos temían que corrieran la misma suerte que la iglesia de San Juan o la portada del templo que había en el municipio anegado por el pantano

NURIA ESTALAYOAguilar de Campoo

poo. «Las piezas que se desmontan son numeradas para conocer su posición exacta en la estructura, de cara a recomponer las columnas, ya que existe la intención de ubicarlas más adelante en algún espacio de Aguilar aún por designar», informaba este jueves el departamento de comunicación de la Confederación Hidrográfica del Duero.

El pasado lunes, día 6, técnicos del organismo hidráulico comenzaron la retirada de algunas piezas de la iglesia de Santa Eugenia del desaparecido pueblo de Cenera de Zalima y muchos vecinos de la zona se preguntaban cuál iba a ser finalmente su destino. Son sobre todo los vecinos del municipio de Aguilar de Campoo, terreno en el cual se encuentra este antiguo poblado, los que aplauden esta iniciativa y anhelan que sea la localidad aguilarense la que albergue este patrimonio rescatado de las aguas del embalse.

Y alegres recibirán esta noticia, ya que algunos se mostraban preocupados por la posibilidad de que estas históricas piedras se desplazasen varios kilómetros, dentro o fuera de la provincia, como la suerte que corrieron otras estructuras.

Un ejemplo de ello es la iglesia románica de San Juan Bautista, de la también anegada Villanueva del Río. El templo se salvó de la inundación al ser desmontado antes de ponerse en funcionamiento el embalse en la década de los 60 del siglo pasado, y años más tarde fue instalado al parque de La Huerta de Guadián en Palencia.

Otra muestra es la portada románica de la misma iglesia de Cenera que estos días está siendo intervenida. Su portada fue instalada en una de las dependencias del castillo de la localidad palentina de Monzón de Campos.

Pero la Confederación Hidrográfica asegura que los elementos que ahora se están desmontando quedarán en la comarca norteña y que la conservación de los mismos es lo que les ha impulsado a llevar a cabo su extracción. «Aprovechando el bajo nivel de las aguas que permite acceder a ese punto, y evitando, de alguna manera, que puedan ser objeto de sustracción», confirman.

Los restos de la iglesia que se están rescatando son los muros, y los sillares de las columnas donde se encuentran los capiteles. Aunque estos días siempre se ha estado hablando de elementos románicos, en realidad se trata de capiteles tardorrománicos (con motivos vegetales como hojas planas rematadas en bolas o frutos) y precisamente el capitel que está siendo más fotografiado, que muestra una imagen similar a una serpiente, es gótico.

Inicialmente, todas las piezas, una vez retiradas y ordenadas sobre palés, quedarán custodiadas en dependencias de la Confederación Hidrográfica del Duero. Está previsto que las operaciones concluyan en breve, si lo permite la meteorología, ya que ni el miércoles ni el jueves se ha podido intervenir porque la lluvia y la nieve han reblandecido el terreno, impidiendo el paso de vehículos y maquinaria hacia la zona de trabajo.

Fotos

Vídeos