El campus de Palencia acomete las obras de su segunda piel

Trabajos sobre la fachada del edificio de departamentos de Agrarias, en La Yutera. /Antonio Quintero
Trabajos sobre la fachada del edificio de departamentos de Agrarias, en La Yutera. / Antonio Quintero

La construcción de una fachada superpuesta subsanará el problema estético de las grietas en los edificios de departamentos, en los que la estructura no está afectada

J. Olano Olazabal
J. OLANO OLAZABALPalencia

La vicerrectora del campus palentino de La Yutera, Mercedes Sánchez Báscones, se muestra enormemente satisfecha de que hayan comenzado las obras que ocultarán las feas grietas que surcan los edificios departamentales. Igualmente, el vicerrector de Infraestructuras de la UVA, el palentino Luis Manuel Navas, que ha seguido de cerca el problema de las grietas y la solución que se ha tomado de aplicar una segunda piel a los dos edificios departamentales. Las obras han comenzado en el de Ingenierías Agrarias, que aunque es el más alejado del río, presentaba un mayor problema estético, y continuarán el próximo año en el situado enfrente, el de los despachos y departamentos de Educación y Ciencias del Trabajo.

Ambas obras, si bien similares, tienen un presupuesto de 120.000 euros cada una. La primera ya se está ejecutando (se ha comenzado retirando las partes de fachada que estaban sueltas), y la segunda deberá hacerse con cargo al Presupuesto de 2018 y también se realizará en ese año.

El problema, que no afecta en ningún caso a la estructura de los edificios del campus sino solamente a la estética, ha sido diagnosticado por una empresa especializada de ingeniería, cuyo resultado coincidió con un anterior estudio elaborado por la propia Universidad ya hace tres cursos, cuando comenzó a ser visible el problema.

El estudio externo concluyó también la necesidad de aplicar una especie de segunda piel, una envolvente, que se trata de un recurso arquitectónico común, que se colocará a través de una estructura con perfiles metálicos sobre la que se instalarán unas placas perforadas. El problema está en la forma de construcción de los edificios, «que se hicieron correctamente, con un proyecto adecuado y bien desarrollado, pero no se dispusieron por ejemplo unas juntas de dilatación a las que entonces no obligaba la normativa, que es lo que ha derivado en la aparición de grietas, pero insisto en que no hay ningún problema con la estructura, solo es una cuestión que afea la estética», explica Navas. Estas consecuencias en el asentamiento de los inmuebles han acarreado también que algunas puertas y ventanas no cierren bien, ajustes que se realizarán ahora.

Las obras permitirán también cambiar la estética final del campus, ya que las placas que servirán como segunda piel serán de colores, «no estridentes, pero sí que renueven la fisonomía», explica Luis Manuel Navas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos