Banderas de España 'made in Barcelona' contra la independencia

Buena parte de las enseñas nacionales que pueblan los balcones como respuesta al desafío independentista han sido fabricadas en Cataluña

JOSE MARÍA DÍAZPalencia

Puede que una parte de la sociedad catalana no quiera ver las banderas españolas ni en pintura. Pero desde luego, hay otros catalanes que en estos días han encontrado en la enseña rojigualda, la de las dos franjas rojas con una amarilla de doble ancho, su gallina de los huevos de oro y no dudan en exprimirla con gusto, con sumo gusto.

A nadie se le escapa que la industria textil catalana es una de las más pujantes del país, por lo que tampoco debe resultar extraño que sean las fábricas de la provincia de Barcelona, muchas de ellas situadas en Sabadell, por ejemplo, las que nutren al resto de España (eso sí, con permiso de los chinos en los últimos tiempos) de las diferentes enseñas que engalanan, no solo los edificios oficiales, sino también las viviendas particulares cuando la ocasión lo requiere.

Y en este contexto de crisis política provocado por el desafío de los independentistas catalanes, es cuando las fábricas de Cataluña más banderas españolas están produciendo, ante la creciente demanda de enseñas nacionales que proceden del resto de autonomías. No preocupa mucho, en este caso, la ideología de los propietarios de las fábricas, ni de los trabajadores, carece de importancia si unos u otros defienden la unidad nacional, el federalismo asimétrico del que hablaba Zapatero, la independencia o la proclamación de la república independiente de una cadena de muebles suecos; lo único que interesa es producir tantas banderas como se demanden y abastecer un mercado ávido de colores rojigualdas, como si España volviese a jugar la final del Mundial de fútbol o de una Eurocopa. «Estamos vendiendo muchas banderas, rollos enteros, más que cuando se juega el Mundial de fútbol», asevera la propietaria de Tejidos Montse, quien reconoce la aparente contradicción de que todas esas enseñas españolas procedan precisamente de una de las zonas que mayor rechazo tienen a todo lo que procede de España y en mayor medida se defiende la independencia de Cataluña.

Una paradoja

Y así, se produce la paradoja de que son estas banderas con denominación de origen catalana las que adornan muchos de los balcones del resto de España precisamente como respuesta de rechazo al órdago contra la unidad nacional que ha impulsado el Gobierno de Cataluña.

En Palencia, las enseñas nacionales solo forman parte del paisaje habitual de la ciudad en citas deportivos de gran tirón popular y también durante las celebraciones de la festividad religiosa del Corpus Christi, cuando muchas familias se animan a decorar fachadas y balcones con banderas españolas.

Sin embargo, en los últimos días, las muestras de afirmación española se han disparado y no resulta extraño encontrar en cualquier calle numerosas ventanas o balconadas adornadas con una bandera de España, a modo de respuesta al desafío independista catalan.

La moda de las banderas se ha trasladado también a las redes sociales de internet y no son pocos los palentinos que lucen ya como imágenes de sus perfiles personales en diversos canales una bandera nacional.

Los actos de reafirmación española tienen también hoy en Palencia una convocatoria de concentración, fijada para las 12 horas en principio en la Calle Mayor, aunque según los mensajes que circulan por las redes sociales se ha trasladado finalmente a la aneja plaza de San Francisco, debido a que gran parte de la Plaza Mayor se encuentra ocupada por la carpa de la feria grastronómica de Naturpal.

Fotos

Vídeos