Baltanás lamenta la muerte del magistrado Carlos Dívar

Carlos Dívar visitó el pante´n familiar en Baltanás./Luis A. Curiel
Carlos Dívar visitó el pante´n familiar en Baltanás. / Luis A. Curiel

El que fue presidente de la Audiencia Nacional y del Tribunal Supremo tenía antecedentes en el Cerrato

LUIS ANTONIO CURIEL CALLEJABaltanás

Los baltanasiegos recibieron este sábado la triste noticia del fallecimiento del magistrado Carlos Dívar Blanco a los 75 años. Se da la circunstancia de que siendo presidente de la Audiencia Nacional visitó la capital del Cerrato para encontrarse con sus raíces. Invitado por la cofradía de ‘Nuestra Señora de Revilla’ acudió a Baltanás donde celebraron una Eucaristía de acción de gracias a los pies de la Virgen de Revilla. «Recuerdo con gratitud la devoción que mis padres y abuelos profesaban hacia Nuestra Señora de Revilla, Patrona de Baltanás. Mi padre y mi abuela visitaban habitualmente la Ermita donde se encuentra esta imagen que representa la Huída a Egipto», recordó Dívar en su visita a la localidad el 6 de agosto de 2008.

Una jornada en la que además visitaron los principales monumentos de la localidad, como la ermita de la Virgen de Revilla, el antiguo convento de San Francisco, la plaza de los Olmos, la Casa de Cultura, la parroquia de San Millán, el Hospital Viejo y el Hospital de Santo Tomás. Los momentos más emotivos se vivieron con las visitas a la calle El Tinte y a la Avenida de Don Pedro Cabezudo, lugares donde la familia Dívar Pereletegui tenía instaladas las fábricas de curtidos, instaladas después de la Revolución Francesa. Otras visitas claves fueron a la casa solariega donde vivió la familia, sita en la calle La Iglesia, y al panteón familiar, donde se rezó un responso por los familiares difuntos. Se dan la circunstancias, además, que el panteón familiar es el primer enterramiento del nuevo Cementerio Municipal.

El origen de la familia Dívar se supone que está en Francia. Huyeron de la Revolución Francesa y se instalaron en tres puntos de España: Baltanás, Castrogeriz y Carrión de los Condes. En estas localidades instalaron las fábricas y tratamiento de los curtidos que, en aquel entonces, no estaban desarrollados en España y tuvieron gran importancia en la Primera Guerra Mundial.

Carlos Dívar fue un hombre de profundas convicciones católicas y siempre se mostró orgulloso de sus raíces castellanas. «Pido a los baltanasiegos que sean fieles a Dios y a la Patria, al igual que sus antepasados y que sigan queriendo a su Patrona con ese amor que les caracteriza», señaló emocionado Dívar en su visita a Baltanás.

Carlos Dívar fue nombrado presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial varias semanas después de su visita a Baltanás, donde le recuerdan como «un hombre sencillo, honesto, creyente y agradecido», que mantuvo una vinculación con la capital del Cerrato. De hecho, Baltanás le recordará con una Eucaristía por su eterno descanso en los próximos días.

Fotos

Vídeos