Baltanás consolida en las fiestas su afición taurina

Jesulín de Ubrique, junto a vecinos y peñistas de Baltanás.
Jesulín de Ubrique, junto a vecinos y peñistas de Baltanás. / Luis A. Curiel

La presencia de Jesulín de Ubrique en el tendido suscita gran interés entre los vecinos de la comarca del Cerrato

LUIS ANTONIO CURIELPalencia

Baltanás cuenta con una importante tradición taurina. Las fiestas patronales de Nuestra Señora de Revilla están ligadas a estos festejos, que décadas atrás contaban también con encierros. Fieles a la cita, los peñistas y autoridades acuden cada tarde a la Plaza de España para degustar la ‘orujada’ que desde hace siete años ofrece desinteresadamente el café Plaza. Cremas y orujos variados acompañados de barquillos y gominolas entonan el cuerpo a peñistas y vecinos para después subir al ritmo de la charanga hasta la plaza de toros.

Galería imágenes

Los festejos taurinos arrancaron el pasado viernes con una novillada tradicional para los matadores Jesús Janeiro ‘Jesulín de Ubrique’ y Mari Paz Vega, que lidiaron cuatro novillos de la ganadería Badía Hermanos y Charro de Llen. El festejo taurino contó con gran expectación entre los aficionados de toda la comarca del Cerrato, que llenaron el tendido. De hecho, la presencia de Jesús Janeiro en Baltanás suscito también el interés de los medios de comunicación nacionales. La faena le otorgó una oreja en el segundo novillo.

El cartel taurino del viernes se completó con Mari Paz Vega, que se alzó con una oreja en cada novillo. El festival taurino finalizó con la tradicional suelta de vaquillas para los aficionados. La jornada permitió a muchos peñistas saludar a Jesulín de Ubrique y hacerse fotos con él como recuerdo de un día histórico. Se da la circunstancia, además, que el año pasado estuvo su hermano Víctor Janeiro en los ruedos baltanasiegos. Una cita a la que también acudieron las damas de honor de las fiestas patronales vestidas de toreras, protagonizando un animado desfile por el ruedo.

Por otra parte, en la jornada de este sábado se celebró un festival taurino sin picadores, en el que se lidiaron cuatro novillos de la ganadería zamorana de los hermanos Boyano, en Villalpando. José Ibáñez y Jesús Cuesta realizaron la faena, contando con un respaldo masivo de los aficionados taurinos.

Para este domingo, los baltanasiegos tienen la diversión asegurada con el Gran Prix para peñas, en el que los más valientes demostrarán su destreza para superar los diversos obstáculos con la vaquilla en el ruedo.

Cada uno de los festejos finaliza con la suelta de vaquillas para disfrute de los aficionados. En esta ocasión, los festejos taurinos han sido organizados por la empresa Francisco Javier Chacón en colaboración con el Ayuntamiento de Baltanás.

Fotos

Vídeos