El Ayuntamiento rectifica y pacta los servicios mínimos para la huelga del transporte urbano

Trabajadores de Palbús en el salón de plenos del Ayuntamiento, en la reunión con el alcalde./El Norte
Trabajadores de Palbús en el salón de plenos del Ayuntamiento, en la reunión con el alcalde. / El Norte

El alcalde garantiza a los trabajadores que si no hay acuerdo con Palbús iniciará los trámites para rescindir el contrato

JOSÉ MARÍA DÍAZPalencia

Jornada muy compleja la que se ha vivido en el conflicto del transporte urbano en la ciudad de Palencia. Primer día de huelga y primer día de desencuentros, aunque a últimas horas de la tarde parece que las posturas de todas las partes, Ayuntamiento incluido, se fueron reconduciendo hasta unos mínimos de entendimiento que permitieron al menos a los trabajadores retirarse a sus casas con los ánimos más templados y con una mínima esperanza.

Noticias relacionadas

Arrancó la mañana del primer día de la huelga indefinida con desencuentro y tensión a las puertas de las cocheras de Palbús, en el polígono industrial. El decreto que el Ayuntamiento había aprobado fijando los servicios mínimos había sido calificado como abusivo por parte de los representantes sindicales y los trabajadores no estaban dispuestos a permitir la salida de tantos vehículos como había establecido el Consistorio.

Esta situación provocó ciertos roces con la Policía Nacional, que se saldaron con una cazadora rota y algunos integrantes de los piquetes identificados. Sin embargo, la tensión poco a poco logró calmarse, una vez que los trabajadores y la empresa lograron pactar una propuesta de servicios mínimos diferente a la que había planteado el Ayuntamiento. Si el decreto de Alcaldía fijaba unos servicios del 57% a lo largo de toda la jornada, con prácticamente el 100% a primeras horas de la mañana, la contrapropuesta presentada por trabajadores y empresa reducía los vehículos en la calle hasta el 47% con respecto a una jornada normal. Este acuerdo permitió que la situación en las puertas de las cocheras se normalizase y todas las líneas pudiesen contar finalmente con un autobús.

Tras estos primeros encontronazos, los trabajadores de Palbús decidieron entonces concentrarse en la Plaza Mayor, ante el Ayuntamiento, para exigir al alcalde su mediación en el conflicto, y tuvieron la suerte de encontrarse con el regidor en plena calle, lo que llevó a Alfonso Polanco a celebrar una improvisada reunión con la plantilla en plena Plaza Mayor.

Los trabajadores se esforzaron por hacer ver al alcalde la realidad de sus condiciones laborales, mostrándole incluso copias de sus nóminas. Asimismo, le exigieron que mediase personalmente ante la dirección de la empresa. También reprocharon al regidor que se hubiese aceptado una oferta como la presentada por Palbús para hacerse con la concesión del servicio del transporte urbano, que los representantes sindicales tacharon de «suicida».

Polanco se comprometió a iniciar esa misma mañana gestiones para abrir un canal de diálogo con la empresa con el objetivo de intentar alcanzar un acuerdo que satisfaga a ambas partes y que permita a los trabajadores conservar sus actuales condiciones laborales, dado que el objetivo de Palbús es dejar en suspenso el actual convenio colectivo de la empresa y aplicar el aprobado para el sector del transporte de viajeros en la provincia, que supone pérdidas laborales, salariales y de carácter social, cuantificadas en torno al 65%. El regidor emplazó también a los trabajadores a una reunión que se celebraría a las 19 horas para darles noticias.

Otro frente abierto

Pero antes de llegar a este encuentro, un movimiento del Ayuntamiento puso de nuevo a los trabajadores en pie de guerra, puesto que el equipo de gobierno anunció que no aceptaba la propuesta de servicios mínimos pactada por la empresa y los trabajadores y que aplicaría estrictamente la fijada por la Alcaldía.

Con esta premisa, la reunión entre Polanco y los trabajadores se presentaba tensa, aunque la situación pudo reconducirse de nuevo, con un poco de flexibilidad por ambas partes, y así se logró fijar una propuesta de servicios mínimos aceptada por todas la partes. Desde este miércoles, mientras dure la huelga, circulará solo un autobús por línea durante toda la jornada. Aunque se establecerán dos refuerzos, de un coche más, en la línea 1 (a las 7:20 y las 8:20) y en la 2 (hasta las 10:30). Se trata de las dos líneas que más viajeros llevan y que prestan servicio a los centros universitarios, fundamentalmente.

En ese encuentro, en el que el alcalde estuvo acompañado por el concejal de Hacienda, David Vázquez, y la edil de Servicios Públicos, Paloma Rivero, el regidor quiso mostrar sus avances a toda la plantilla, que fue recibida en el salón de plenos.

Polanco explicó que el próximo jueves se ha programado un encuentro de trabajo, entre los servicios jurídicos y de Intervención del Ayuntamiento y los técnicos y letrados de la empresa Palbús, con el fin de analizar con detenimiento el contrato de concesión del servicio de transporte urbano. El objetivo es encontrar alguna posibilidad legal que permita paliar las pérdidas económicas que viene atravesando la empresa desde que inició la concesión, debido a las modificaciones de líneas que ha exigido el Ayuntamiento, así como a la amortización que debe asumir Palbús por la renovación de la flota de vehículos.

El alcalde explicó que se va a tratar de ver qué puede ofrecer el Ayuntamiento a Palbús para que mejore su situación económica, pero también qué contraprestación puede dar la empresa, siempre con el objetivo de que la concesionaria renuncie a su pretensión de intentar reducir sus pérdidas con la modificación de las condiciones laborales de los trabajadores, que se quiere hacer mediante la aplicación del artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores que permitiría abandonar el actual convenio y aplicar el sectorial.

Y aquí fue donde más contundente. El alcalde anunció a los trabajadores que si el viernes, cuando vuelvan a reunirse los sindicatos con la dirección de Palbús se mantiene encima de la mesa el artículo 41 y el abandono del convenio colectivo actual para aplicar el del sector provincial, los servicios jurídicos del Ayuntamiento iniciarán el estudio de las fórmulas legales para la rescisión del contrato y la búsqueda de un nueva fórmula de prestación del servicio

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos