Atrapados por la moda de la escapada

Los propietarios de una ‘scape room’ de Logroño muestran la sala de juegos. /Javier Goicoechea
Los propietarios de una ‘scape room’ de Logroño muestran la sala de juegos. / Javier Goicoechea

La provincia sigue sin salas de juegos de misterio, pero se proyectan dos en Ampudia y Becerril

J. M. DÍAZ Y V. VELA Palencia

Pueden encontrarse prácticamente por toda España. En casi todas las capitales de provincia y también en muchas otras localidades, de mayor o menor tamaño. Cercanas a las ciudades, pero también perdidas en lo más recóndito del campo.

Las salas de juegos de misterio, conocidas también como ‘scape room’, puesto que el objetivo principal de los participantes es lograr salir de una habitación cerrada para lo que es necesario resolver diferentes acertijos, han proliferado en los dos últimos años, hasta haberse convertido en una de las actividades lúdicas de moda en toda España.

Sin embargo, Palencia ha escapado hasta el momento a esta popular fórmula de entretenimiento para adultos y no puede encontrarse todavía ninguna sala dedicada a la escapada y los jeroglíficos en toda la provincia. Y es raro, porque en esta situación, únicamente se hallan en estos momentos Segovia, Soria y Guadalajara. En el resto de la geografía española es posible encontrar el juego de moda, tan de moda que en la vecina Valladolid ya son siete las empresas que ofrecen esta actividad y no todas en la capital, puesto que también puede encontrarse salas de escapada en localidades pequeñas como Zaratán o Villanubla. Proliferan fundamentalmente en Madrid y Barcelona y abundan también en Valencia, Baleares y Málaga. Pero no es exclusivo de grandes ciudades o municipios de su alfoz, ya que capitales más pequeñas que Palencia como Ávila, Zamora, Huesca, Teruel y Ciudad Real cuentan con salas.

Sin embargo, esta circunstancia está próxima a cambiar en la provincia de Palencia, ya que existen dos proyectos incipientes para la instalación de salas de escapada en los municipios de Ampudia y Becerril de Campos. Por el momento, son solo propuestas sobre el papel, pero que han comenzado ya a diseñarse de la mano de la asociación comarcal Araduey Campos, creada con el objetivo de impulsar el desarrollo social y económico de la Tierra de Campos palentina.

En el marco de las iniciativas de promoción turística y económica que plantea todos los años Araduey, en esta ocasión, se ha pensado en las salas de juegos de escapada, debido fundamentalmente a que no existe por el momento ninguna en la provincia, y dado el éxito que están encontrando de forma generalizada en las ciudades y pueblos en las que se abre este nuevo tipo de negocio del sector del ocio y el tiempo libre.

Concurso entre pueblos

Así, la asociación Araduey convocó a los ayuntamientos asociados para exponerles el proyecto y fueron varios los interesados, pero ante el presupuesto limitado se abrió una convocatoria de concurrencia entre los consistorios, para determinar las futuras ubicaciones. Tras estudiarse las propuestas de los diferentes municipios, Araduey, finalmente, se decantó por las presentadas por Becerril de Campos y Ampudia, basándose en criterios objetivos, como la oferta de colaboración y asistencia que planteaban los ayuntamientos, aunque también otros aspectos relativos a la viabilidad económica de permanencia en el futuro, condiciones que vienen marcadas por la atracción turística del municipio, la facilidad de acceso, las comunicaciones, las instalaciones públicas disponibles para albergar la iniciativa...

Una vez decididos los pueblos en los que se instalarán las dos salas de ‘scape room’ (Becerril de Campos y Ampudia), los técnicos de Araduey se encuentran inmersos en estudiar el modelo de explotación, así como otros condicionantes, como la oferta en provincias cercanas, el enfoque quiere darse al juego, la historia que quiere contarse para enganchar a los participantes y, por supuesto, las pruebas que deben superarse, que todavía no se han confeccionado.

El objetivo es iniciar la actividad como una prueba piloto para ver si realmente funciona de forma adecuada y si tiene aceptación por parte del público. En el caso de que se compruebe que tiene una viabilidad, la instalación puede convertirse en permanente, como un proyecto más de ocio y desarrollo económico para el mundo rural palentino, que es uno de los grandes objetivos de la asociación Araduey.

Las propuestas de ‘scape room’ consisten generalmente en encerrarse con compañeros (son habituales los grupos familiares o de amigos, aunque también los de empresa) en una habitación y, durante sesenta minutos, intentar escapar después de superar diversas pruebas que hay que resolver en equipo. Son problemas de lógica y de ingenio, no de fuerza física, por lo que resulta vital la colaboración en grupo (de dos a seis personas) para hallar las combinaciones de sucesivos candados o descifrar los códigos que permiten abrir las puertas. Se trata de un reto a la imaginación que cada día tiene más adeptos y que ofrece innumerables variantes en cuanto a la temática: desde historias de misterio, hasta luchas por la supervivencia de la especie, pasando por las investigaciones detectivescas, las aventuras fantásticas o las simples recreaciones de un espacio cotidiano.

También de terror

Hay también salas con componentes de terror, pero no es lo habitual y se suele avisar al jugador. Por ejemplo, ninguna de las siete propuestas de Valladolid incluyen ese componente. No hay miedo, no hay que utilizar la fuerza física, por lo que cualquiera puede participar.

El perfil de público, explican los responsables de estos locales, es muy variado. Predomina el de grupos de jóvenes amigos, pero tampoco faltan las familias (con abuelos incluidos) o los grupos de trabajo. Lo importante es componer equipos compenetrados, que se comuniquen.

Lo ideal es que los participantes avancen prueba a prueba sin la necesidad de que intervenga el responsable de la sala, la persona que ha ideado el juego. Este sigue el desarrollo de la partida desde otra sala, a través de cámaras y micrófonos, y puede intervenir para suministrar pistas si el equipo se ha atascado en alguna de las pruebas. Pero eso, claro, no es lo ideal. Importa resolver los enigmas sin la intervención divina de quien ya se sabe las soluciones. Por eso, aseguran, hay tanto secreto. Por eso piden a los clientes que no desvelen las pruebas. Por eso solo se puede participar una vez. Con suerte, a los sesenta minutos se habrá escapado de la habitación. Si no... habrá que mostrarles la salida sin que hayan alcanzado la meta.

Fotos

Vídeos