Armisén plantea un PP de Palencia «integrador, integral e intergeneracional»

Ángeles Armisén, durante su intervención en el congreso. Marta Moras
Ángeles Armisén, durante su intervención en el congreso. Marta Moras

La nueva presidenta de los populares palentinos sustituye a Carlos Fernández Carriedo

FERNANDO CABALLEROPalencia

«Integrador, integral e intergeneracional». Así ha planeado este sábado Ángeles Armisén el proyecto del PP palentino a partir de ahora. La nueva presidenta, en su intervención todavía como candidata, ha señalado que su proyecto también se basará en el diálogo «para hacer del PP de Palencia un partido grande no a pesar de sus diferencias, sino gracias a ellas».

Aunque no le correspondía hacer un balance de la gestión de la ejecutiva, que había realizado su predecesor, Carlos Fernández Carriedo, Armisén sí miró al pasado, a los 17 años que ha estado como secretaria provincia, y citó el PP tiene ahora casi 4.000 afiliados, que gobiernan en 148 municipios de 191 y en 141 juntas vecinales. También destacó como logro la recuperación de la alcaldía de Palencia, que el PP dispone de una estructura territorial que abarca 11 juntas comarcales y 37 locales y que Palencia ha contribuido a la máxima representación posible de procuradores en las Cortes y diputados y senadores. Un balance en el que no faltaron guiños a Carlos Fernández Carriedo.

La nueva dirigente popular planteó para su mandato seis desafíos que el PP deberá abordar. El primero es «trabajar para convertirnos en una organización intergeneracional». En este sentido, dijo que «somos el reflejo de la sociedad y vivimos sus mismos procesos de cambio», «No debemos quedarnos atrás. Tenemos que renovarnos, que integrarnos, que dirigirnos a todas las generaciones», apostilló.

El segundo reto es centrarse en las personas, por lo que abogó por «centrarnos en su bienestar». «Defendemos el empleo como política económica, pero especialmente como la mejor política social», aseveró. para recordar la capacidad de recuperación de la crisis del Gobierno del PP.

El tercer desafío tiene forma de un «mensaje imprescindible»: «Comprometerse en política merece la pena». En este sentido, hizo hizo llamamiento contra a la participación. «Nuestros militantes y cargos son ejemplos de honestidad, honradez, entrega y generosidad. Debe saberlo la opinión pública y debemos reconocerlo para dignificar una vez más el servicio público a través de la política», aseguró.

A continuación habló de la ejemplaridad, que es «la forma que encuentro de devolver la confianza». Armisén reconoció que la «ciudadanía se ha separado de la política, han surgido movimientos populistas y se ha fragmentado el panorama electoral. Hay que reconocer que parte de esa desafección nos la hemos ganado a pulso los propios políticos», señaló. Abogó, en este sentido, no por la vieja y la nueva política, sino por la buena y la mala, apostando por la primera. «Por supuesto, luchamos contra la corrupción, una lacra que afecta a las organizaciones políticas, pero que deriva de comportamientos individuales que no pueden tener cabida bajo nuestras siglas. Los tribunales deben actuar y nosotros, como formación, debemos actuar».

El quinto desafío fue apelar a la unidad y a la colaboración del partido en todos sus niveles, para terminar con el sexto, que es la apuesta por Nuevas Generaciones, la rama juvenil del PP.

Fotos

Vídeos