Antigüedad danza en honor a la Virgen de Garón

El alcalde, a la derecha, entre los danzantes en Antigüedad. / Luis Antonio Curiel

Centenares de vecinos continúan con una tradición de generaciones durante las fiestas patronales

LUIS ANTONIO CURIELAntigüedad

El último domingo de septiembre figura destacado en el calendario de los antigüedeños. Es la fiesta grande en honor a Nuestra Señora de Garón, ‘La Función de septiembre’, como dicen en Antigüedad. Una fecha que cada año congrega a centenares de vecinos que quieren danzar a su patrona, siguiendo la tradición transmitida de generación en generación. Una tradición que también se rememora el último domingo de mayo para honrar también a la Virgen de Garón.

Antigüedad respiraba fiesta por todos los rincones en la jornada de ayer. Desde primeras horas de la mañana, los Dulzaineros de Terrileja amenizaban con pasacalles festivos en honor a la Virgen de Garón. Los actos religiosos congregaron a numerosos vecinos que procesionaron a su patrona desde la parroquia de la Asunción hasta la ermita de Nuestra Señora de Garón, a cinco kilómetros de la localidad. Esta ermita conserva elementos románicos del siglo XII y se encuentra en un paraje cerrateño muy especial. Un entorno que cuenta con una fuente cuyas aguas nacen bajo la ermita, una chopera, el arroyo y varias instalaciones que permiten disfrutar de sabrosas meriendas. De hecho, numerosos antigüedeños disfrutaron de la mesa en este lugar privilegiado animados por el buen tiempo.

La eucaristía solemne amenizada por el coro parroquial congregó a centenares de cofrades y devotos que quisieron honrar a la Virgen de Garón. Una celebración en la que los fieles participaron activamente con varios gestos, como la ofrenda floral, a la que se sumaron las damas de honor de las fiestas patronales, Adela Cámara Román, Ángela Alonso Rodríguez, Daniela Laguna Ortega, Elena Cid Ibáñez, Lydia Rubio Barcenilla, Melanny Etxekolonea Mata, Nagore Pinillos Zamorano y Sancha Frutos Redondo, todas ellas vestidas con los trajes regionales. Aprovechando este día de fiesta, se llevó a cabo el sorteo de un óleo donado por una vecina a favor de Manos Unidas y cuya recaudación ha ascendido a mil euros. La Salve puso el broche de oro a la eucaristía.

Acto seguido, a ritmo de dulzaina y tamboril, los antigüedeños danzaron a su patrona por los entornos de la ermita. Un acto en el que participaron masivamente grandes y pequeños como expresión del cariño que sienten hacia la Virgen de Garón. Y lo hicieron a través de las danzas y los vivas enfervorizados. La jota hacia adelante y hacia atrás constituye una de las tradiciones más arraigadas de la localidad. Al grito de ‘¡A por la Virgen!’, los danzantes vuelven sus pasos hacia la patrona.

Por su parte, la Cofradía de Nuestra Señora de Garón se mostró muy satisfecha con la elevada participación durante la novena y el día grande de la fiesta. Esta cofradía cuenta con más de mil hermanos y colabora activamente en las fiestas patronales de mayo y septiembre.

La tarde también contó con numerosos actos para goce y disfrute de todos los antigüedeños. Numeroso público disfrutó con la actuación del Grupo de Danzas Jorge Manrique. Además, los antigüedeños disfrutaron de los fuegos artificiales desde el avión y la discomóvil hasta altas horas de la madrugada. «La participación en los diversos actos programados está siendo muy numerosa y estamos muy satisfechos con el resultado de estos días festivos, en los que el tiempo ha sido un perfecto aliado», destacó Luis Fernando Cantero Mena, alcalde de la localidad.

Fotos

Vídeos