Ampudia exhibe la belleza de las danzas tradicionales

Grupo portugués, durane el desfile./Luis .A. Curiel
Grupo portugués, durane el desfile. / Luis .A. Curiel

Grupos de Portugal, Valencia, Salamanca y el anfitrión se dieron cita en el XXXVI Festival de Paloteo y Danza

LUIS ANTONIO CURIELAmpudia

Ampudia acogió este sábado la trigésima sexta edición del Festival de Paloteo y Danza. Una cita que este año tuvo un carácter especial al congregar a grupos de distintos puntos de la geografía española y portuguesa. Centenares de ampudianos y visitantes disfrutaron del folclore típico castellano en una de las citas culturales más consolidadas de la provincia que en esta ocasión estuvo presentada por Miguel Ángel Marcos, uno de los danzantes veteranos que comentó algunas de sus experiencias relacionadas con el paloteo ampudiano.

Galería de imágenes

Los actos comenzaron con un vistoso desfile de los grupos participantes desde el Centro Sociocultural hasta el atrio de la Colegiata de San Miguel, donde se celebró el Festival de Paloteo y Danza. En esta ocasión, participaron el Grupo Rancho Folclore Mundão, de Portugal; la Asociación Cantares Viejos de la localidad valenciana de Requena; el Grupo de Danzas El Torreón, de la localidad salmantina de Guijuelo y el Grupo de Paloteo y Danza Villa de Ampudia, organizador del Festival en colaboración con el Ayuntamiento de la localidad y la Diputación de Palencia. El grupo anfitrión hizo una demostración del folclore ampudiano, con la danza tradicional, el popular villancico ‘En el Portal de Belén’ y el baile dedicado a la Virgen de Alconada o ‘El Caracol’. Además unió tres lazos en uno con el ‘Homenaje a la Dama’ y la ‘Danza a la Dama Desconsolada’.

Por su parte, el grupo portugués ofreció una vistosa exhibición de los bailes y danzas relacionados con las labores del campo y el mar. Procedentes del municipio portugués de Viseu, el origen del grupo se remonta sesenta años atrás y en 1973 recogieron los trajes, artesanía, música, letras de las canciones y costumbres de su tierra. El grupo realizó un recorrido por su repertorio musical, que se compone de una colección de villancicos; ‘janeiras y kings’ con ‘El caridhina’ -canción de amor-; ‘Alargai-vos raparigadas’ -danza de patio- y ‘O trapalhão’ -juego bailado con las características propias de la imitación-. Los trajes proceden de las casas señoriales de la parroquia y engloban los más pobres y rurales. Entre los danzantes pudieron verse trajes de peregrinación, agricultores, señora media, novios, lavanderas y campesinos.

El grupo valenciano continúa con la labor iniciada por el Grupo de Estudios Folklóricos Jaraiz, cuya misión es revivir y conservar antiguos cantos, melodías, bailes y danzas de la tradición oral de Requena y su tierra. La Asociación Cantares Viejos ofreció una magnífica exhibición del folclore de la tierra, con jotas, torrás, seguidillas, fandangos, carrasquillas y el pingajo, además de otros bailes populares. Ataviados con los trajes de la tierra, el Grupo hizo un recorrido por su amplio repertorio de danzas rituales o de calle, como la del caracol, la navideña de los pastores, las guerreras de moros y cristianos y la dedicada a la Virgen de Soterraña.

Por su parte, el Grupo de Danzas El Torreón, de Guijuelo, comenzó su promoción y recopilación de las tradiciones guijuelenses hacia 1984. Gracias a la colaboración de los vecinos, el grupo recuperó la vestimenta tradicional. Su puesta en escena hizo las delicias del público, que disfrutaron de las charradas y jotas, entre las que destaca una charrada desarrollada solo por mujeres y donde el protagonista es el vino.

El broche de oro lo puso el grupo anfitrión con el ‘Himno Nacional’ y el trenzado del árbol.

Un festival en un marco especial con los entornos de la Colegiata de San Miguel de fondo y que además desfiló por las típicas calles porticadas. Los grupos explicaron las características propias de sus danzas, lo que permitió a los asistentes disfrutar de un festival didáctico en el que conocieron más a fondo las costumbres y tradiciones de cada pueblo. Danzas relacionadas con las fiestas religiosas, la matanza, las faenas del campo y otros hechos históricos. «Hemos querido hacer algo distinto a otros años, buscando el contraste de los grupos con distintos tipos de folclore, y el resultado ha sido magnífico. Además, seguimos trabajando en la promoción de nuestras tradiciones ampudianas, por lo que queremos animar a todos aquellos vecinos que han pasado por el Grupo a que sigan de algún modo unidos a él, como ya hicimos el año pasado para conmemorar los 35 años del Festival. Sin duda alguna, es un Festival que ya está plenamente consolidado y que es un referente en la provincia. Os agradecemos vuestra presencia y os animamos a valorar las danzas y el paloteo de nuestras tierras castellanas. En Ampudia seguimos enseñándolo como un día nos lo enseñaron a nosotros. El baile siempre es el mismo, pero la gente que lo danza es distinta. Hay que seguir inculcando estas tradiciones a nuestros jóvenes», señaló Ángel de Castro, presidente del Grupo de Paloteo y Danza Villa de Ampudia.

Ampudia se convirtió en la sede de las danzas y paloteo que este año ha dado un salto geográfico importante, buscando también la riqueza folclórica de otros puntos de España y Portugal. Una apuesta por mantener las tradiciones propias de la tierra, en la que los asistentes comprobaron con cariño que el folklore todavía sigue en auge entre la juventud. En el acto estuvieron varios miembros de la Corporación Municipal encabezados por la alcaldesa de la localidad, María Isabel del Bosque Lesmes y la diputada de cultura, Carmen Fernández Caballero.

Además, el Grupo de Paloteo y Danza Villa de Ampudia está trabajando en la recopilación de fotos de la historia de la danza ampudiana para programar una gran exposición y una publicación.

El folklore más típico de Ampudia es el paloteo, compuesto por una antigua y vistosa danza y el fuerte paloteo, de origen ancestral y que se sigue transmitiendo de padres a hijos por la vía de la imitación y que ha continuado, al menos, desde el siglo XV según consta en documentos escritos. El baile más vistoso de Ampudia lo compone el paloteo o lazos y el trenzado del árbol, que se acompaña de danzas. El origen de estos bailes es difícil de precisar. Desde siglos se conservan estas expresiones que hablan de guerras y luchas o de ritmos ancestrales, todos ellos de origen pagano. Posteriormente, el paloteo lo ejecutaron las cofradías religiosas que mandaban hacer su letra y música

Una de las cosas que más llama la atención es el atuendo o vestimenta del grupo de danzantes ampudianos, formada por calzón y camisa blanca con faldilla bordada muy hueca y un cancán almidonado. En la cintura llevan una faja roja o azul. Tanto en la cintura como en los brazos, antebrazos y debajo de las rodillas, van atados lazos de colores, por delante y por detrás. Las medias son de color blanco, al igual que las zapatillas de esparto. La indumentaria se acompaña de corbata, pañuelo doblado cayendo del cuello y dos bandas que van del hombro a la cadera contraria, formando en el cruce de la espalda un rosetón llamado ‘sol’, con una cinta que cae desde los hombros en forma de ‘M’. Una vestimenta de apariencia femenina, aunque portada tradicionalmente por los varones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos