Alimentos de Palencia quiere colarse en las mejores tapas del mundo

Productores palentinos y representantes institucionales con el cocinero Alberto Chicote./Antonio Quintero
Productores palentinos y representantes institucionales con el cocinero Alberto Chicote. / Antonio Quintero

Los productos del club de calidad se promocionan en el Concurso de Pinchos de Valladolid

JOSÉ MARÍA DÍAZPalencia

Encontrar la morcilla de Villada en un restaurante de Nueva Zelanda, la cecina de Villarramiel en India, los quesos de Villerías, por ejemplo, en Canadá o vinos de Torquemada en Perú no resulta ya una idea demasiado descabellada. Y aún menos desde ayer, con la celebración de la XIII edición del Concurso Nacional de Pinchos y Tapas y el I Campeonato Mundial de Tapas, que se celebra en Valladolid, y en cuya feria de presentación participan ocho productores palentinos amparados por el empuje promocional que supone el club de calidad Alimentos de Palencia, que cuenta con un expositor propio.

La cocinera palentina Erika Sánchez ofrece tapas con productos de Alimentos de Palencia.
La cocinera palentina Erika Sánchez ofrece tapas con productos de Alimentos de Palencia. / Antonio Quintero

Así, estas ocho empresas palentinas (Selectos de Castilla, Bodegas Esteban Araujo, Pastas y Hojaldres UKO, Micopal, Queso Crego, Cecinas Fernández, Quesos Campos Góticos y Morcilla de Villada) tienen la oportunidad hasta mañana miércoles de ofrecer directamente sus productos a uno de los más selectos grupos de cocineros, no solo españoles, sino también procedentes de los más remotos rincones del mundo.

El 'Top chef' Javier García Peña con la presidenta de la Diputación, Ángeles Armisén, en el Concurso Nacional de Pinchos.
El 'Top chef' Javier García Peña con la presidenta de la Diputación, Ángeles Armisén, en el Concurso Nacional de Pinchos. / Antonio Quintero

En esta ocasión, el Concurso Nacional de Pinchos cuenta con la participación de 48 chef especialistas en la elaboración de tapas, que a lo largo de las jornadas de ayer lunes y de hoy se baten el cobre en las cocinas instaladas en la Cúpula del Milenio de Valladolid para alzarse con el galardón al mejor elaborador de pinchos de España.

Y a todo este enorme potencial de clientes especializados, se une también una golosa nómina de cocineros internacionales, que, quién sabe si con una buena campaña promocional, podrían algún día ofrecer productos de Palencia en los platos que elaboren en sus restaurantes de Reino Unido, Francia, Italia, Canadá, Perú, México, Japón, Marruecos, Nueva Zelanda, Noruega, Panamá o Ecuador.

Cocineros de todas las regiones españolas y también de esta amplia nómina de países se entremezclan durante estos días con los representantes de los Alimentos de Palencia, que, con un cuidado maridaje de sus productos en forma de atractivas tapas, intentan dar a conocer su enorme abanico de calidades y sabores.

El club de calidad Alimentos de Palencia, que impulsa la Diputación Provincial, ha contado en esta ocasión con ocho de sus productores para ofrecer a todos los asistentes a la feria que acompaña el Concurso de Pinchos una selección de productos palentinos, que pueden probarse en degustaciones populares de tapas elaboradas por la cocinera de La Traserilla Erika Sánchez.

Apoyo institucional

«Para hacer buenas tapas hay que tener buenos productos y nosotros en Palencia tenemos la marca de calidad de Alimentos de Palencia, que son productos que cumplen todos los requisitos para poder formar parte de una tapa ganadora a nivel mundial o incluso a nivel internacional», explicó ayer la presidenta de la Diputación de Palencia, Ángeles Armisén, durante la inauguración oficial del Concurso Nacional de Pinchos de Valladolid, en la que acompañó al alcalde de la localidad anfitriona, Óscar Puente, y al resto de representantes institucionales que participaron en la presentación.

Armisén indicó que se deben hacer todos los esfuerzos necesarios para que los productos palentinos cuenten con la mejor promoción posible para que puedan conocerse en todo el mundo. «Los ciudadanos no tienen fronteras y las administraciones tampoco debemos tenerlas, y por lo tanto, el mercado más numeroso, más amplio, y más cercano también a Palencia es Valladolid y este evento es un gran escaparate al que podemos acercarnos para que los ocho productores que este año participan en la feria puedan dar a conocer sus productos que en nada tienen que envidiar al resto de los que se pueden ver en la feria», señaló Armisén, quien definió este concurso como una actividad económica de calidad.

Asimismo, los productores participantes coincidían con la presidenta de la Diputación en la oportunidad que ofrece la participación en una feria de estas características para promocionar productos gastronómicos entre clientes potenciales de mucho prestigio.

«Tanto para nuestra bodega como para nuestra destilería, poder dar a conocer nuestros productos en un concurso nacional de hostelería es muy importante. Al final, los pinchos y las tapas se acompaña de productos como los nuestros, vinos y vermú, y estar aquí es una forma de abrirnos a mercados como el de Valladolid, pero también a otros muchos, porque aquí vienen cocineros de todos los puntos de España y también a nivel mundial», explica Javier Esteban, de la Bodega Esteban Araujo.

El boca a boca

También Manuel de Prado, de la empresa Selectos de Castilla destacó la importancia de «acompañar y apoyar a nuestros futuros clientes», refiriéndose a los cocineros participantes, de quienes no tiene ninguna duda de que se interesarán por un producto singular como el que elaboran en su fábrica de Villamartín de Campos. «Acabo de ofrecerle a uno de los cocineros nuestro foie y el solomillo de pato para sus pinchos y esto no podría hacerlo si no estoy aquí presente. Es solo un ejemplo de lo que puede hacerse en una feria como esta», indicó Manuel de Prado, quien insistió en que el «boca a boca» entre los propios cocineros es fundamental, pero para ello es necesaria una presencia activa.

Asimismo, David Ramos, de Morcillas de Villada, consideraba un privilegio poder mostrar sus productos en un escaparate tan reconocido como el Concurso Nacional de Pinchos. «Por aquí pasan grandes cocineros, grandes difusores, como los bloggers y tenemos la oportunidad de que prueben nuestros productos. En mi caso, el objetivo es demostrar que la morcilla es un producto muy versátil, que puede usarse para un gran número de platos de un alto nivel».

Pero no solo entre los cocineros participantes en los concursos encontraron nicho de mercado los productores palentinos, puesto que representantes institucionales de otros países, como el consejero Económico de la Embajada de Perú, Bernardo Muñoz, o el director de Turismo de la región de Guanajuato en México, Rogelio Martínez, se acercaron hasta el puesto de Alimentos de Palencia para degustar las tapas elaboradas por La Traserilla e intercambiar contactos con los empresarios palentinos, que comenzaron ayer mismo a promocionar sus productos entre los cocineros y distribuidores de ambos países que participaban en otros expositores especializados.

«Me ha parecido muy sorprendente, espectacular, no solo la calidad de los productos, sino el adelanto tecnológico, la innovación que puede apreciarse en algunos productos en principio tradicionales, como la morcilla o el paté», indicaba Bernardo Muñoz, mientras que el representante mexicano alababa la combinación del queso y la cecina.

Fotos

Vídeos