Aguilar recrea la llegada de Carlos V a la villa

El encargado de representar a Carlos V llega a palacio en la recreación. /Nuria Estalayo
El encargado de representar a Carlos V llega a palacio en la recreación. / Nuria Estalayo

Más de un centenar de vecinos participan en la escenificación histórica de la visita del emperador en 1517

NURIA ESTALAYOAguilar de Campoo

Su alteza real el príncipe Carlos I de España y V de Alemania, empujado por el viento del norte, arribó ayer a la villa de Aguilar en su flamante caballo acompañado de su hermana Leonor, su escolta personal y una gran comitiva durante una vistosa representación de este sábado en la que los vecinos de la villa rememoraron la llegada de tan ilustre visitante al municipio allá por 1517.

El II marqués de Aguilar, Luis I Fernández Manrique de Lara y Noronha, le recibió en la puerta noroeste de la muralla acompañado de su esposa, Ana Pimentel y Enríquez y de numerosos prelados, como el obispo de Burgos, el Arcipreste de San Miguel, el Abab de Santa María y otros clérigos, además de varios soldados, miembros de la nobleza, cuantiosos arqueros, un grupo de perros y buena parte del pueblo llano.

En la entrada a la villa aguilarense, se reunieron asimismo numerosos espectadores entusiasmados que no quisieron perderse esta remembranza histórica del encuentro del futuro rey con el marqués, quién le dio la bienvenida en nombre de los fieles súbditos aguilarenses y exclamó: «Alteza, Aguilar es vuestra». Tras la ‘salutación’, infantes y marqueses con todo su cortejo, y seguidos de un gran séquito de curiosos, se desplazaron hasta la Plaza de España. A los pies de palacio, los principales personajes se ubicaron en bellas butacas tras saludar al pueblo. Desde sus asientos, disfrutaron de la fiesta y el espectáculo organizado en honor a los recién llegados.

Así, la recepción fue alegrada con malabares, y también con esa música y esos bailes que invadían las fiestas cortesanas en la época renacentista. Pero antes, el futuro emperador Carlos V quiso rendir homenaje a dos ciudadanos por sus sobresalientes habilidades. Por ello, entregó sendos diplomas a Teresa Merino por su buen hacer con la costura y a Vidal García por dibujar tan acertadas ilustraciones.

El centro urbano se llenó de público, los aguilarenses se embriagaron con la puesta en escena de la recreación histórica, en la que participaron alrededor de un centenar de personas, más de la mitad vecinos de la villa y el resto llegados de Cantabria. Aplaudieron sobre manera el desfile desde la Puerta de Reinosa hasta palacio, admirando los vistosos y llamativos ropajes y accesorios que exhibían los protagonistas de esta recreación, tanto los hombres y las mujeres, como los caballos. Aunque una vez llegados a la puerta del palacio, el seguimiento de las actividades para los vecinos se hizo complicado ya que muchos no alcanzaban a ver lo que estaba pasando.

No obstante, antes de que se lanzasen a caminar por el mercado medieval que se ha instalado este fin de semana en la Plaza de España, algunos vecinos se quisieron fotografiar con los ilustres personajes, quienes al anochecer disfrutaron junto al pueblo de una exhibición de tiro al arco junto a la colegiata San Miguel, y después de unas viandas ofrecidas por el Consistorio. Hoy domingo está previsto que vuelva a salir desde el centro de la localidad toda la comitiva del rey y del marqués para acudir a visitar de Santa María la Real donde les recibirá el Abad, quien les conducirá hasta la iglesia del monasterio para escuchar el especial repertorio que tiene preparado la banda municipal de música. Tras el concierto se volverá a la Plaza de España para disfrutar del baile que ofrecerá el grupo Alborada y de unas sopas de ajo.

Fotos

Vídeos