Las administraciones de Palencia inician el desahucio de viviendas públicas de okupas y morosos

Edificio de viviendas de la calle Francisco Vighi. /A. Quintero
Edificio de viviendas de la calle Francisco Vighi. / A. Quintero

La Junta comenzará con los casos más graves de impagos en el edificio de Francisco Vighi

JOSÉ MARIA DÍAZPalencia

La situación de conflictividad social que se vive en el edificio de viviendas de la calle Francisco Vighi, en el que gran parte de los vecinos incumple de forma reiterada con el pago de las cuotas de la comunidad, pero también con los contratos de compraventa que en su día firmaron con la Junta de Castilla y León o con los pagos de los alquileres sociales parece haber colmado la paciencia de los responsables de la administración regional.

Tras meses de protestas, quejas y críticas, con incluso amenazadas de abandonar también sus obligaciones, por parte de los propietarios e inquilinos que abonan de forma correcta sus recibos, la Junta ha decidido finalmente recurrir a la mano dura e iniciar procedimientos de desahucio administrativo con los grandes incumplidores, tal y como adelantó ya en el mes de abril que haría si no se regularizaba la situación.

La Junta se encuentra también con las presiones de familias que se encuentran en una situación de extrema necesidad y demandan ayudas para conseguir una vivienda. En estos momentos, el parque de casas vacías de la Junta está prácticamente agotado, por lo que se tiene que optar por conceder ayudas que faciliten el alquiler, aunque no en todas las situaciones se consigue hallar una de estas casas en el mercado del alquiler.

Así, se da la circuntancia de que familias que se encuentran dispuestas a pagar no pueden acceder a una vivienda, mientras otros ocupan una casa de titularidad pública y se niegan a pagar de forma reiterada los contratos de compraventa o incluso del alquiler social.

«La hora del recreo ya se ha acabado», manifestaba ayer seriamente el delegado de la Junta en Palencia, Luis Domingo González, quien aseguraba que la situación de las viviendas que son propiedad de la Junta de Castilla y León se va regularizar de forma inmediata, para evitar que se sigan dando casos de agravios y de injusticias, como los que están ocurriendo de forma reiterada en el edificio de Francisco Vighi, pero también en otros inmuebles de la ciudad.

En este sentido, el delegado de la Junta explicó ayer que ya están comenzado a tramitarse los primeros expedientes de desahucio administrativo por impagos en la ciudad de Palencia. Luis Domingo González indicó que depués de meses de estudio y de continuos requerimientos los técnicos de la Junta han decidido iniciar el procedimiento de desahucio contra los siete ocupantes de viviends del bloque de Francisco Vighi que más recibos sin pagar acumulan. Se trata de viviendas en las que no se han abonado más de 125 recibos, lo que significa que no han pagado las cuotas de sus contratos de compraventa o de alquiler, así como de la comunidad de propietarios durante años.

Ponerse al día

Desde la Junta, se ha podido comprobar que hay más de doscicientos vecinos que presentan algún impago en los recibos, y se anuncian medidas para intentar que se pongan al día con las deudas, para no tener que proceder a abrir expedientes de desahucio, como el que ya se ha iniciado contra siete de ellos.

Pero estas actuaciones no se van a limitar a las viviendas de Francisco Vighi, sino a todas las que son de titularidad de la Junta de Castilla y León, para evitar que haya familias con necesidad de encontrar una casa que no pueden acceder a una casa pública porque hay otras personas sin derechos, como los okupas, o sin voluntad de cumplir con sus obligaciones. «Hay tres situaciones que no vamos a cosentir más y que vamos a perseguir con la apertura de expedientes de desahucio: aquellos que no pagan las cuotas de los contratos de compraventa, quienes no cumplen con las obligaciones de los alquileres sociales y los okupas. Ya hemos comenzado en Francisco Vighi y vamos a seguir así, porque se ha acabado ya la hora del recreo», insistió el delegado quien señaló que no pueden ampararse situaciones completamente injustas y de agravio para quiene abonan de forma correcta sus recibos.

Pero esta situación no solo afecta a inmuebles de la administración regional, puesto que también el Ayuntamiento de Palencia está teniendo problemas con algunas de las viviendas que son de su propiedad. La situación más grave afecta a dos pisos que han sido recientemente ocupados de forma ilegal, lo que ha frustrado los planes de la Concejalía de Servicios Sociales de rehabilitarlos para incorporarlos a la red de viviendas sociales destinadas a familias en situación de extrema necesidad.

El Ayuntamiento de Palencia había fijado un plan para reformar ambas viviendas, que se encuentran en grave estado de deterioro, para ello, se habían estudiado diferentes posibilidades, la reforma directa con los fondos procedentes de la Estrategia Dusi o la entrega a una familia necesitada en régimen de alquiler, destinando el pago de las cuotas mensuales a financiar las obras de reforma necesarias.

Sin embargo, los planes se han visto frustrados, porque a pesar de haberse analizado ya en alguna de las comisiones municipales, la reforma de los dos pisos, las viviendas han sido ocupadas ilegalmente, con lo que no puede accederse a ellas. Ante esta situación, el Ayuntamiento tiene previsto también en los próximos días iniciar expedientes de desahucio para lograr que ambas casas queden vacías y puedan ser reformadas para incorporarse a la red de vivienda sociales que mantiene el Ayuntamiento, con sus propios pisos y con los acuerdos que intenta mantener con entidades bancarias para que algunas de sus viviendas desocupadas puedan ponerse al servicio de las familias más necesitadas mediante el sistema de alquileres sociales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos