5.000 palentinos se manifiestan en la capital «por unas pensiones dignas»

La policía interviene en el enfrentamiento entre pensionistas y los grupos sindicales. /MARTA MORAS
La policía interviene en el enfrentamiento entre pensionistas y los grupos sindicales. / MARTA MORAS

El acto ha enfrentado a la Coordinadora de Pensiones con los grupos políticos y sindicatos, que «no respetaron el acuerdo de no portar banderas»

Paloma Aguado Carro
PALOMA AGUADO CARROPalencia

«Al pueblo lo que es del pueblo». Así exclamaban los manifestantes al comienzo de la concentración que ocupó por completo la Plaza Mayor y recorrió la Calle Mayor entre pancartas reivindicativas y gritos que pedían «dignidad para los jubilados». En total, cerca de 5.000 palentinos decidieron ayer salir a la calle para exigir al gobierno «unas pensiones dignas y que crezcan conforme al IPC (Indice de Precios al Consumidor)». Una reivindicación que ha ocupado, durante la jornada de ayer, las calles de la mayoría de las ciudades de España con el fin de exigir al Partido Popular un cambio en su postura, además de rechazar el «ridículo» incremento del 0,25% de las pensiones que ha fijado para este año.

Sin embargo, en la capital, lo que se preveía como un acto multitudinario con un objetivo común y una reivindicación clara, acabó también en enfrentamientos por colores y signos políticos. La concentración, convocada a las 12:00 horas en la Plaza Mayor por la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones se sumó a la manifestación de los sindicatos y partidos políticos -UGT y Comisiones Obreras, PSOE, Ganemos, Izquierda Unida y el PCE- que habían convocado su propia movilización a las 12:30 horas desde el Salón. El objetivo, según explican los secretarios generales de UGT y Comisiones Obreras, era unir ambas manifestaciones para «juntar fuerzas para reivindicar unos mismos derechos».

De hecho, partidos políticos, sindicatos y colectivos -entre ellos, la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones- habían mantenido con anterioridad reuniones para acordar cómo se iba a desarrollar la manifestación. Sin embargo, la falta de acuerdos desembocaron en dos convocatorias poco claras, que se desarrollaron de forma diferenciada. La Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones encabezaba el acto y después, separados por unos 50 metros, se encontraban los sindicatos y partidos políticos que apoyaban la misma causa.

30.000 personas de la región piden al Gobierno que «tome nota»

En el resto de la comunidad de Castilla y León, Cerca de 30.000 personas han advertido al Gobierno de que «tome nota», «escuche a la calles» y «dignifique» el sistema público de pensiones que, en opinión de los convocantes, «han puesto en peligro con sus reformas, al tiempo que han incidido en que las mejoras deben ir más allá de subir las mínimas, las de viudedad o bajar impuestos a los que más pensión cobran, porque eso es pan para hoy y hambre para mañana». Las movilizaciones se desarrollaron en Ávila, Burgos, Ponferrada, La Bañeza, Astorga y Villablino, Segovia, Soria, Valladolid, Zamora y Aranda de Duero.

En la capital castellana y leonesa, fueron más de 10.000 los manifestantes que se han concentrado en dos movilizaciones, al igual que en la capital palentina. La primera de ellas estaba convocada por la Coordinadora por unas Pensiones Dignas, mientras que para la segunda, el llamamiento venía de los dos sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT.

Así, la comunidad se sumaba a una reivindicación que alcanzaba a muchas de las ciudades de todo el país y trataba, no solo de conseguir unas pensiones dignas para los jubilados, también de garantizar un sistema de pensiones a las nuevas generaciones, por eso aseguraron que esta no será «la última movilización».

A la llegada de la Plaza Mayor, tuvieron lugar los primeros enfrentamientos cuando los sindicatos se colocaron en la escalinata del Ayuntamiento con banderas de las diferentes organizaciones. «El acuerdo al que llegamos finalmente con la coordinadora fue el de portar un número máximo de 50 banderas por organización, y se cumplió», asegura Julián Martínez Calderón, secretario general de Comisiones Obreras. Sin embargo, Antonio Pardillo, el portavoz de la recién creada Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones, aseveró que también se comprometieron a ocupar un segundo plano en la concentración, «que finalmente no respetaron y utilizaron la convocatoria con fines propios, lejos de ayudar a los pensionistas».

Una situación que acabó incluso con la actuación de los cuerpos de seguridad, que actuaron de barrera entre ambos grupos, lo que deslució la reivindicación. «Están actuando en contra de los pensionistas con estas actuaciones», aseguró el secretario general de Comisiones Obreras, Luis González, que además, incidió en que son los sindicatos quienes llevan muchos años «defendiendo unas pensiones justas y un sistema que las garantice en un futuro».

Las casi 5.000 personas que se concentraron en la Plaza Mayor se unían por un mismo fin: conseguir unas pensiones dignas. «Los pensionistas están sufriendo y la subida del gobierno del 0,25% es ridícula», aseguró Antonio Pardillo, quien insistió en que se trata de personas que han estado toda su vida trabajando y ahora no reciben unas pensiones dignas. «Es un derecho constitucional que no nos pueden quitar», insistió Pardillo. En el manifiesto que la Coordinadora leyó en la Plaza Mayor, se repitieron de nuevo las demandas que ya se podían leer en algunas de las pancartas portadas por los jubilados. Así, demandaron el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones públicas y además, rechazaron la posición del gobierno, que no se ha mostrado claro en las últimas declaraciones que realizó Mariano Rajoy en el Congreso de los Diputados. También exigían la derogación de las reformas legislativas de 2011 y 2013, que han provocado una «mayor precariedad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos