El fiscal pide 3,5 años de cárcel para un preso de Palencia que mordió en la mano a un funcionario

  • El interno guineano, acusado de un delito de lesiones y otro de atentado, fue expulsado del juicio y no llegó a una conformidad

El Juzgado de lo Penal de Palencia celebró este jueves la vista oral contra un interno de la prisión de Dueñas de origen guineano para quien el fiscal solicitaba una pena global de 3,5 años de cárcel por dos presuntos delitos de lesiones y de atentado.

Los hechos se remontan al mes de julio de 2015, cuando el interno del centro penitenciario de Dueñas, después de negarse a entrar en su celda del módulo 15 a indicaciones de los funcionarios de La Moraleja para cumplir con una sanción que le fue impuesta, comenzó a agredir a un trabajador de la cárcel, a quien mordió en su mano, provocándole heridas consecuencia de las cuales fue necesario practicarle análisis por accidente biológico.

El suceso no quedó ahí, puesto que un compañero del funcionario de La Moraleja lesionado intervino para detener la agresión y resultó también con lesiones.

El interno de la cárcel de Dueñas compareció en el Juzgado de lo Penal de Palencia –fue trasladado desde el centro penitenciario– para acordar su representante legal con el fiscal un acuerdo de conformidad que implicaba la reducción de la pena global a 1,5 años de cárcel, pero el recluso, que mostró en la sala una actitud agresiva, negó los hechos y acusó a los funcionarios de mentir, siendo expulsado finalmente de la sala por la titular del Juzgado de lo Penal de Palencia, que continuó con la vista oral y dejó el juicio visto para sentencia.