La Fundación Once reivindica que se cumpla con la cuota de empleo de discapacidad

Begoña Grijalvo, directora de Inserta Empleo, con el alcalde y otros representantes de las instituciones.
Begoña Grijalvo, directora de Inserta Empleo, con el alcalde y otros representantes de las instituciones. / Manuel Brágimo
  • El alcalde destaca que el Ayuntamiento de Palencia cumple con el mínimo del 10% que exige la ley

La directora de Inserta Empleo en Castilla y León, Begoña Grijalvo, ha animado a las empresas, especialmente a las pymes, a contratar a personas con discapacidad física en sus plantillas, subrayando la capacidad y la rentabilidad económica que suponen para las empresas.

Grijalvo ha abierto este jueves, junto al alcalde de Palencia, Alfonso Polanco, el desayuno empresarial que ha organizado la Fundación Once Inserta Empleo bajo el título 'Empresa y discapacidad: la búsqueda de oportunidades' en Palencia.

La directora regional de Inserta Empleo en Castilla y León ha explicado que el objetivo de este encuentro es «sensibilizar» a los empresarios para que contraten a personas con discapacidad, para que sepan que hay mucha diversidad dentro de la discapacidad y que merece la pena dar una oportunidad a este colectivo.

«Las personas con discapacidad tenemos tanto talento como las que no lo son», ha asegurado.

En este sentido ha lamentado que muchos empresarios sigan pensando que la discapacidad tiene que vivir de pensiones cuando lo que reclaman las personas con discapacidad es un trabajo, cotizar por él y tener una vida tan normalizada como el resto.

Además, ha asegurado que la experiencia demuestra que las personas con discapacidad son rentables económicamente tanto para las grandes empresas como para las pymes y que su contratación tiene muchas ventajas, bonificaciones y subvenciones.

En este sentido, ha señalado que las pymes no tienen obligación a contratar a personas con discapacidad, como las grandes empresas, por lo que les ha pedido «devoción» insistiendo en que al final son las que más aportan y que además son rentables.

También ha lamentado que haya muchas administraciones que ni siquiera cumplan con el mínimo de contrataciones impuesto por ley que es del 5%.

El alcalde de Palencia ha recordado que el Ayuntamiento de Palencia cumple con ese mínimo que exige la ley y que se trabaja para llegar a un 10% de personas con discapacidad entre sus empleados públicos, igualando el objetivo que tiene la Junta de Castilla y León.

Polanco ha asegurado también que el tejido empresarial palentino es «muy sensible» a la capacidad y el talento que tienen las personas con discapacidad.

Además, en este foro de encuentro se han expuesto algunos casos personales como el del deportista paralímpico, Álvaro Galán, quien ha afirmado que «querer es poder» y que una vez dado ese paso, hace falta implicación, formación y un poco de suerte para conseguir lo que uno quiera, aunque al final «el empleador es el que firma el contrato», informa Efe.

En su caso, ha asegurado que, como presidente de la Federación de Deportes de Madrid de personas con parálisis cerebral, presidente de Aspace Madrid, psicólogo, conferenciante profesional y psicólogo deportivo, tiene una vida plena y se siente «plenamente incluido en la sociedad».

Por su parte Héctor Eguiluz, como representante de la parte empresarial de la discapacidad, ha asegurado que es «complicado» convencer a las empresas de que las personas con discapacidad, con los recursos y apoyos necesarios, son igual de productivos que cualquier otra persona.

En este sentido, ha señalado que el principal problema es el desconocimiento y las etiquetas que se ponen a la discapacidad por lo que hay que seguir trabajando para sensibilizar y conseguir que los empresarios vean a las personas con discapacidad «de forma normal».

Grijalvo insistió en que las personas con discapacidad reclaman que se las conozca para tener oportunidades. «Tenemos talento al igual que resto», dijo, para recordar que la labor de Inserta se centra en ayudar a las personas con capacidades diversas en el proceso de la búsqueda de empleo para que «no tengan problemas en su acercamiento al tejido empresarial».

Con respecto de la contratación de este colectivo por parte de las empresas, cuyo mínimo se fija en un dos por ciento en aquellas con más de 50 trabajadores, denunció que muchas de ellas no cumplen este objetivo, al igual que las administraciones públicas, cuyo mínimo se sitúa en el 5%. «En el caso de Castilla y León, la Junta se comprometió a alcanzar el 10% de las personas con discapacidad en su plantilla, un objetivo que a día de hoy no se cumple», expuso Grijalvo, quien recordó que el organismo que preside tiene una bolsa de empleo de 16.000 personas en la comunidad, cerca de 1.700 radicadas en la provincia palentina.