El premio al Cristo de la Alegría queda desierto por primera vez en su historia

De izquiereda a derecha, Miguel Ángel Brugera, Alfonso Polanco y Carmen Fernández.
De izquiereda a derecha, Miguel Ángel Brugera, Alfonso Polanco y Carmen Fernández. / MARCO ALONSO
  • Se esperaba que recayera sobre Patrimonio, pero la asociación de vecinos ha decido no entregárselo «hasta que el Cristo del Otero se convierta en BIC»

El barrio del Cristo no ha tenido muchos momentos de júbilo en el último año. Eso es lo que se desprende de los premios que concede la asociación de vecinos con motivo de las Fiestas de Santo Toribio. Y es que el Cristo de Alegría ha quedado desierto por primera vez en la historia de estos galardones, mientras que Gas Natural Castilla y León ha tenido el dudoso honor de recibir el Cristo de la Tristeza.

Dejar el Cristo de la Alegría en el cajón por primera vez ha sido complicado para la Asociación de Vecinos del Cristo, que esperaba otorgar el galardón a la Dirección General de Patrimonio en el caso de que se hubiera llevado a efecto la declaración del Cristo del Otero como Bien de Interés Cultural (BIC), pero los trámites de esta figura jurídica de protección del patrimonio histórico no han llegado a tiempo y la asociación de vecinos ha dejado desierto el premio, tal y como explica su presidente, Miguel Ángel Brugera. «Si el BIC dejara de ser un proyecto y fuese una realidad, se lo hubiéramos dado, pero no hemos considerado que ahora fuese el momento de dar el premio a la Dirección General de Patrimonio de la Junta de Castilla y León porque no se ha culminado el proyecto. Estamos muy agradecidos a que se haya abierto un nuevo plazo de alegaciones y de que se haya incluido el Cerro de San Juanillo», señala Brugera.

El Cristo de la tristeza ha recalado sobre Gas Natural Castilla y León porque la Asociación de Vecinos del Cristo entiende que la empresa debe asumir las instalaciones del gas en el barrio. «Necesitamos que la responsabilidad civil y el mantenimiento de las instalaciones estén cubiertas por la empresa que comenzó el proyecto. Sabemos que es una lucha de David contra Goliat, pero estamos en el camino de solucionarlo», asegura el presidente de la asociación.