Juzgan a cuatro hombres que no querían pagar en un bar de Palencia y agredieron a la Policía

  • El fiscal solicita para los acusados una pena global de seis años de cárcel por un presunto delito de atentado y otro de lesiones

El Juzgado de lo Penal de Palencia juzgará el martes a cuatro hombres para quienes el Ministerio Público solicita una pena global de seis años de cárcel por los presuntos delitos de atentado y lesiones, después de que atentaran contra los policías nacionales que acudieron a un bar de la capital en el que estaban tras recibir aviso de una mujer que trabajaba en el local y a la que no querían abonar las consumiciones.

Los hechos se remontan a las 3:30 horas del 20 de abril de 2011 en un bar ubicado en la avenida de San Telmo, cuando, según el escrito del fiscal, S. G. A. se dirigió a una mujer, cuando esta le requirió el pago de las consumiciones, diciéndole «que tuviera cuidado con lo que hacía, que le iban a agredir, motivo por el que la mujer requirió la presencia de agentes del Cuerpo Nacional de Policía». Personados en el lugar cuatro agentes, requirieron para su identificación a S. G. A., quien se dirigió a ellos diciéndoles «hijos de puta, me cago en vuestra puta madre, os voy a matar, me he quedado con vuestras caras, cuando os vea por la calle os voy a matar, así como abalanzándose contra los mismos, propinándoles patadas y empujones, procediendo a su inmovilización».

En ese momento se personaron en el lugar D. G. A., hermano de S. G. A. y J. A. C. P., cuñado de ambos, intentando entorpecer la detención de S. G. A., «propinando igualmente empujones a los agentes». En tanto otro agente se hallaba reduciendo a S. G. A., «D. G. R. le dio una patada en la parte trasera de la cabeza en la parte de la nuca, cayendo el policía al suelo, sufriendo contusiones cervicales con traumatismo cervical indirecto», que requirieron para su sanidad tratamiento facultativo necesario después de la primer asistencia, invirtiendo en su curación 50 días de carácter impeditivo para su actividad habitual, restándole como secuelas vértigos y mareo intermitentes.

Según el Ministerio Público, «entre tanto, S. G. A. se zafó de la situación y propinó un puñetazo en la cara a un agente, que sufrió contusión facial con herida frontal que requirió para su sanidad única asistencia sanitaria», invirtiendo en su curación diez días no impeditivos para el ejercicio de su actividad habitual, restándole como secuelas una cicatriz de dos centímetros en región frontal derecha y movilidad de incisivos inferiores susceptible de corrección espontánea.

«Tras ser detenido e introducido en el vehículo policial, S. G. A. continuó dirigiéndose hacia la mujer del bar, haciendo el gesto con la mano de cortarle la cabeza, y amenazó e insultó a los policías que le custodiaban durante el trayecto de conducción a dependencias policiales. Una vez en dichas dependencias, se negó a ser identificado, continuando amenazando e insultando a los agentes que le custodiaban», agrega el escrito de acusación provisional del fiscal.

El Ministerio Público pide para cada uno de los acusados una pena de un año y tres meses de prisión por un delito de atentado;para D. R. G., una pena de un año de prisión por un delito de lesiones; para S. G. A., una multa de 480 euros por un delito leves de lesiones, y otra multa de 480 euros por un delito de amenazas leves.

Además, para D. R. G. pide una indemnización a un agente de la Policía Nacional de 3.000 euros por los 50 días de curación impeditivos, y para S. G. A., una indemnización a un agente de la Policía Nacional de 350 euros por lesiones.