El colegio Blas Sierra mira al futuro con el aval de sus más de 60 años de historia

video

Los más pequeños, en una clase. / Antonio Quintero

  • El centro ampliará en media hora semanal las clases de Inglés en todos los cursos de Infantil y Primaria

Es un centro con más de 60 años de historia y con cierto aspecto de añejo, pero nada más positivo para su equipo docente que la experiencia de tantos años dedicados a la educación, a formar niños, para que se traduzca en ilusión de presente y de futuro. El colegio, ubicado en el barrio de Santa Marina y dedicado a un ilustre palentino, médico y Fiscal Superior de la Vivienda, fue inaugurado en 1955. Cerca están aún en los recuerdos de los docentes y de los alumnos más mayores las conmemoraciones con motivo del medio siglo de vida del centro. Una historia que conforma una sólida base para seguir desarrollando proyectos educativos acordes con los nuevos tiempos y pensar en otros nuevos.

Uno de ellos es la ampliación del horario semanal de las clases de inglés en todos los cursos para potenciar la competencia oral en lengua extranjera. Así, al amparo de las nuevas posibilidades que la ley Lomce otorga a los centros, el colegio Blas Sierra ha diseñado un proyecto de autonomía para ampliar la carga horaria de Inglés para el próximo curso. Será media hora semanal en cada curso de Infantil y de Primaria, potenciando principalmente la conversación en grupos más pequeños. El colegio ha terminado este curso el proyecto, sobre todo por lo que supone de reorganización de horarios, que ya ha recibido el visto bueno de la Dirección Provincial de Educación, para su puesta en marcha en septiembre.

Para ello, el colegio cuenta con dos profesores de Inglés en plantilla, si bien la mayoría de los docentes de Primaria incorporados en los últimos años cuenta con la especialidad de Inglés. La potenciación de la lengua extranjera es una de las fortalezas que el colegio ‘vende’ a las familias de los futuros alumnos, como lo ha hecho en unas recientes jornadas de puertas abiertas ahora que está abierto el periodo de solicitud de plaza para el próximo curso. El colegio cuenta este curso con 385 alumnos, una cifra estabilizada que incluso ha aumentado en los últimos años, si bien la población se ha estabilizado y ya ha dejado de recibir la significativa demanda de los años en los que el barrio de San Antonio se expandió y el colegio Tello Téllez no tenía plazas suficientes.

Pero no es su único artículo atractivo en el escaparate del centro, que se caracteriza también por estar en perfecta sintonía con las familias, según destaca el director, Luis Ángel González, y constata José Manuel Lazagabaster (vocal de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos). Y es que la Ampa organiza y coordina la oferta de actividades extraescolares que el colegio ofrece por la tarde desde que funciona con jornada continua. Inglés, con una fuerte demanda, actividades artísticas y deportivas, robótica, inteligencia emocional y otras iniciativas culturales para padres y madres, forman parte del DNIde este centro, que hace gala de contar siempre con las familias para avanzar en sus proyectos educativos y tomar decisiones.

El colegio también ha potenciado el trabajo en Infantil (de 3 a 6 años) por lo que denominan núcleos de interés que diseñan en función de las inquietudes de los niños y a través de los que, por ejemplo, han llevado la medicina a las aulas de los más pequeños.

El Plan de Mejora del Éxito Educativo Mare, que se traduce en clases de apoyo para los alumnos de cuarto a sexto de Primaria, o el Plan de Atención (a través del que se elabora un diagnóstico para ayuda a los niños a concentrarse) son otros de los proyectos que caracterizan al Blas Sierra. Eso, además de la necesidad que marcan los tiempos de fomentar la utilización de los medios informáticos e Internet como recurso o herramienta didáctica, que ha derivado en la extensión de la pizarra digital en las aulas.