Saldaña se convierte en el mejor escaparate del medio ambiente

Un artesano, creando ninfas y moscas en su puesto en la feria.
Un artesano, creando ninfas y moscas en su puesto en la feria. / César Ceinos
  • Una veintena de expositores han participado en la feria de San José

La feria saldañesa de San José, que se ha celebrado durante este fin de semana en la Plaza Vieja de la capital de la vega del Carrión, acerca un año más todos los reclamos de la naturaleza a los vecinos y residentes en el municipio y su comarca.

Setas, flores, embutidos de caza o moscas para pescar son cuatro de los productos que más se asocian con el motivo de esta cita, pero no son los únicos que se pueden comprar. Los vendedores también ofrecen miel, queso, legumbres, cazuelas de barro para asar e incluso cambiar de vestuario, ya que entre la veintena de expositores también hay uno dedicado exclusivamente a vender ropa de montaña.

Los comerciantes eran reacios a predecir su balance final de la feria; pero, por lo general, aseguraron que en ediciones anteriores los saldañeses y visitantes gastaron una cifra respetable de dinero. «Llevo viniendo muchos años aquí porque es un buen sitio», explicó Julián Rivalda, de Precazasa, una empresa de Guadalajara. Por su parte, la extremeña Mari Paz Camarma, que trae consigo varios especias como el azafrán manchego o el pimentón de la comarca de la Vera, subrayó que vende porque «por esta zona se hacen muchos embutidos caseros y los ingredientes de calidad son necesarios».

De un pueblo más cercano, Barrios de la Vega, es Pilar Díez, responsable de Cultivo de Setas Mediavilla Díez. Esta vendedora destacó el buen tiempo, un elemento que también generó satisfacción entre los expositores. «La temperatura acompaña, ahora tienen que venir los compradores», afirmó. Además recalcó la importancia de este mercado. «Es una de las mejores ferias», aseveró. De hecho, acude a esta localidad saldañesa desde hace muchos años.

Por el contrario, Eduardo Salazar, de Carrionflies –un negocio artesano de ninfas y moscas–, acudió por primera vez a esta cita. «Espero que esta actividad sirva para dar a conocer la marca», expuso el afanado productor. No eran los únicos que debutaban. Adela Muñiz, de El sabor de la flor, o Alejandro Asenjo, de Viveros Pisuerga (Herrera de Pisuerga), fueron dos de los empresarios que también se han estrenado en la feria de San José.

Aunque no vende nada, el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) tomó parte en este evento. Varios agentes de la Benemérita explicaron a los asistentes sus funciones y sus labores para cuidar el medio ambiente. Incluso llevaron una lancha motora con la que se surcan los embalses del norte de la provincia de Palencia cuando es necesario.

Otro grupo que conoce muy bien el monte, la asociación de guías micológicos Corro de Brujas, montó un puesto en la Plaza Vieja. En este caso, según manifestó su presidente, Luis Javier Alonso, su intención es mostrar a los vecinos todas las actividades que realizan, como las excursiones de los sábados. En su propio stand llevaron a cabo un taller de dibujo y otro de elaboración de setas con fimo, una pasta moldeable.

Por último, los visitantes de esta feria pueden demostrar a sus amigos su puntería gracias al simulador de tiro Simwayhunt. Este invento, que proviene de Suecia y funciona gracias a rayos infrarrojos, permite al usuario adentrarse en una batida a campo abierto o en un concurso de tiro al plato sin salir de casa. Su responsable, Pedro Rodríguez, añadió que un cazador podría utilizar su propia arma y mejorar sus disparos instalando un dispositivo de seguimiento. Por ahora está dándolo a conocer por España.