Recreación del mirador que se construirá en el embalse de Compuerto.
Recreación del mirador que se construirá en el embalse de Compuerto. / El Norte

El embalse de Compuerto tendrá un mirador turístico

  • El balcón se construirá sobre la atalaya de la antigua gravera y el diseño respetará el entorno

Los espacios naturales de Castilla y León son visitados anualmente por más de tres millones de turistas, que consideran la naturaleza como un elemento importante cuando eligen destino. A esas cifras contribuye en buena medida los enclaves de la provincia de Palencia, fundamentalmente del norte, y en su potenciación se enmarca el proyecto de la Junta de Castilla y León (con la colaboración de la Diputación de Palencia) del enclave conocido como el embalse de Compuerto, situado en el municipio de Velilla del Río Carrión, en la comarca del Alto Carrión. La presa fue finalizada en el año 1960, y tiene capacidad de 95 millones de metros cúbicos de agua. Las características paisajísticas y etnográficas la hacen muy atractiva como ejemplo de turismo en el espacio rural.

En el entorno de lo que se proyecta como el mirador, se hallan bosques con gran riqueza de especies: roble, haya, pino albar, acebo, tejo con excelentes zonas de pastos, líquenes y musgos con los limpios ríos, y abundante fauna, con excelentes ejemplares de trucha por ejemplo. Los grandes mamíferos de la zona son los ciervos, corzos, jabalíes, lobos y osos pardos. Junto a estos paisajes de montaña se entremezclan otros de frondosos valles.

Para llegar a enclave del mirador, hay que partir desde Velilla para encaminarse por la P-210 hacia Otero, dejando a la derecha a lo largo del camino, primero el pinar Albar y posteriormente la presa de Compuerto.

Merece la pena prestar atención a las laderas de Peña Mayor. Sobre ellas se asiente el valioso pinar de Velilla, único vestigio, junto al pinar de Lillo, de los pinares autóctonos de pino silvestre que poblaron en otro tiempo la Cordillera Cantábrica. Una interesante senda, que arranca en la colonia Ciudad del Brezo, recorre parte de su interior.

Un poco más adelante, Otero de Guardo contempla a media ladera las aguas que anegaron muchos de sus mejores pastos. Camporredondo de Alba quedó sitiado entre dos aguas, las del embalse de Compuerto, en cuya cola se mira, y las del embalse de su mismo nombre, que le acogotan desde el otro lado del muro que preside la vida de la población, como un macizo telón de fondo, desde que fuera inaugurado por el rey Alfonso XIII en el año 1930. Es el más antiguo de la cuenca del Carrión y uno de los más veteranos de la provincia.

Respecto a la propuesta que trata de potenciar el atractivo del embalse de Compuerto, hay que recordar la presencia de una antigua gravera, con sus muros de mampostería forma una cristalización poética que surge de la roca de la montaña. Este paisaje consolidado es el sustrato donde se apoya de manera natural y reposada el mirador propuesto.

El mirador propuesto se incorpora en la naturaleza rocosa y abstracta con un modelado racional, e incluso tradicional, con la seguridad de que su presencia de elegante personalidad contrasta plásticamente con su entorno inmediato y próximo, y completa sin mimetizarse una oferta de servicios perfectamente localizable con una impresión de sorpresa y presencia descontextualizada. Aprovechando la atalaya de las plataformas de la gravera, se materializa el mirador con una única altura y una óptima orientación desde donde se contemplan en 360 grados las extraordinarias vistas del entorno.

Se trata de un espacio exterior protegido por la misma cubierta que se prolonga de los espacios interiores donde se puede contemplar y explorar desde una altura de 5,75 metros este balcón que ofrece diferentes ventanas donde enfoca y hace ligarnos con la naturaleza.

El espacio interior está dividido en dos cuerpos, separados y conectados por la cubierta. Estos dos cuerpos separan las dos actividades diferenciadas del programa. Por un lado, la zona de administrativa (compuesta por dos oficinas, sala de juntas y aseo) y la zona de pública ( tienda, bar, restaurante, aseos, almacén y cocina). La diferencia de cota de la planta de programa y la planta de acceso se resuelve, según el proyecto, con un paralepipedo de comunicación panorámico (ascensor adaptado y escaleras) garantizando la accesibilidad para todos los públicos.

La materialidad de su contorno y textura de acabado en madera de cedro, evoca la incorporación temática del equilibrio natural, sostenible y medioambiental que requieren ideológicamente este tipo de proyectos.

Este mirador se consolida con un esqueleto de perfiles laminados de madera estructural y se reviste con pieles exterior e interior con tablón de madera, formando una caja en la que su interior alberga un conglomerado de celulosa para mantener un confort deseable empleando siempre materiales existentes en el entorno. El paso de exterior interior continua con la textura de la madera hace que los interiores queden integrados con el espacio natural circundante.

La construcción sostenible está diseñada según la ubicación y entorno del mirador, con aprovechamiento de las corrientes de la ladera de la montaña con ventilación mecánica con recuperación de calor y apoyo energético mediante caldera de biomasa, combustible de recurso natural del entorno. Con una demanda de energía primaria inferior a 120 kwh/m2a. La emisión de CO2 es casi nula, consiguiendo una construcción bajo los parámetros de ‘passive house’.

La composición constructiva de las fachadas está diseñada no como elementos de inercia térmica, sino como aislamiento, aprovechando las ganancias térmicas del sol por las aberturas de las ventanas. Los puentes térmicos quedan anulados al diseñarse un cerramiento con doble capa térmica.

Los niveles de temperatura, según el climograma de la zona de ubicación, se corresponden con temperaturas extremas, con diferencias térmicas de entre 20 grados entre el día y la noche, aprovechando estos valores térmicos para climatizar el interior de la intervención.

La elección del tipo de materiales y del funcionamiento de sus instalaciones están basados en los criterios de sostenibilidad con un mantenimiento fácil, según subraya la Junta de Castilla y León en la memoria del proyecto para crear un mirador en el embalse de Compuerto.

La red de senderos y refugios en Valle de Pineda (Fuentes Carrionas), un refugio en la laguna de la Nava, y la creación de un ‘camping/glamping’ en la Montaña Palentina (lo que se conoce como un camping con glamur para la Guía Repsol) figuran también en el plan de la Junta de Castilla y León para Palencia.