Ganemos pide al Procurador del Común que investigue las escuelas infantiles

Escuela infantil Cres Sanz.
Escuela infantil Cres Sanz. / Antonio Quintero
  • La plataforma afirma que se incumplen los pliegos de condiciones que rigen la concesión de los dos centros que dependen del Ayuntamiento

Después de incontables peticiones, preguntas, requerimientos y quejas ante diferentes instancias municipales. Tras numerosas críticas y solicitudes a la Junta de Gobierno Local o a la comisión informativa de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Palencia, el grupo de concejales de Ganemos ha decidido dar un paso más en la pelea que ha iniciado para conseguir que se cumplan en toda su amplitud las exigencias y condiciones fijadas en los contratos de concesión de las dos escuelas municipales, Cres Sanz y Casilda Ordóñez, cuya gestión ha sido adjudicada a la firma Colorín sin fin.

Ganemos insiste desde prácticamente los primeros días de contrato que la concesión no se está ajustando a lo que establecen los pliegos de condiciones, por lo que ha exigido en continuas ocasiones que haga requerimientos a la empresa para que cumpla con todos los elementos del contrato, en las condiciones que realmente figuran en el documento. El portavoz de Ganemos, Juan Gascón, decidió ayer acudir a la oficina del Procurador del Común para exponer todas estas quejas al entender que las actuaciones que ha desarrollado hasta ahora el Ayuntamiento para exigir el cumplimiento del pliego de condiciones son insuficientes.

«No vale con que el Ayuntamiento diga a la empresa que tiene que cumplir con el contrato y que justifique con unos documentos lo que está haciendo, por que la empresa dice que está cumpliendo, pone lo que quiera y el Ayuntamiento ya no hace más. No, las cosas no son así, nosotros hablamos con los padres y madres, con las empleadas, con todo el personal y vamos viendo lo que ocurre, que es lo que estamos denunciando continuamente», explicó ayer Juan Gascón, quien insistió en que es consciente de que el Procurador del Común no tiene potestad por sí mismo para exigir el cumplimiento del contrato, pero sí puede instar al Ayuntamiento a que le faciliten toda la documentación, con el fin de comprobar si se está cumpliendo con lo estipulado, «y de no ser así, dictar una resolución en la que insta al Ayuntamiento a que haga cumplir los pliegos de condiciones, tanto por el bienestar de los niños, como por el de los trabajadores», explicó Gascón.

Larga lista de quejas

La formación ha detallado además en un comunicado un largo listado de lo que, a su juicio, se trata de irregularidades en el cumplimiento del contrato. En este sentido, aseguran que las jornadas laborales no se corresponden con las contrataciones, como tampoco lo hace la titulación de algunas empleadas. También se critican algunas funciones que se obligan a hacer al personal y que no se corresponden con su puesto de trabajo ni su categoría.

En cuanto a las instalaciones, se critica fundamentalmente el estado de la calefacción, la falta de juguetes y de material básico y la obligación de los padres de tener que pagar parte de ese material, algo que antes no se hacía.

Asimismo, hay otras quejas referidas a los calendarios de descanso, el uso de servicios no contratados por parte de algunos padres, la falta de medios audiovisuales o la reducción de las inspecciones sanitarias y de higiene.