Torquemada promociona sus bodegas

Barrio de bodegas en Torquemada.
Barrio de bodegas en Torquemada. / Luis Antonio Curiel
  • El Ayuntamiento publica un libro con todos los trabajos de planeamiento realizados en los barrios de bodegas de la localidad

El Ayuntamiento de Torquemada ha editado recientemente el libro ‘Patrimonio excavado. Las bodegas de Torquemada, Bien de Interés Cultural’, en el que se recogen los trabajos planimétricos realizados en los barrios de bodegas, declarado Bien de Interés Cultural, con categoría de conjunto enológico, en diciembre de 2015.

El libro ahonda en la historia y formación de las bodegas; describe el barrio de Ladrero, que es el más importante tanto en superficie como en número de bodegas que alberga; analiza todas la partes que componen la bodega y el estado en el que se encuentran y profundiza en la cultura tradicional del vino en Torquemada. Los estudios planimétricos se han llevado a cabo a través del arquitecto Félix Jové Sandoval, director de la Cátedra Juan de Villanueva.

La documentación conseguida con estos trabajos ha sido suficiente para comprobar el estado de conservación y la puesta en valor de la zona. Además, desde el Ayuntamiento ya se contaba con un trabajo previo realizado durante varios años en relación a la creación de la marca ‘Bodega típica de Torquemada’ y la elaboración de un censo de las bodegas. Gracias a todos estos pasos, la Junta de Castilla y León declaró todo este espacio como Bien de Interés Cultural en la categoría de Conjunto Enológico.

Gracias a la documentación obtenida con estos trabajos, el Ayuntamiento de Torquemada está promocionando turísticamente la zona, en la que se esperan acometer diversas actuaciones en los próximos meses. De hecho, el pasado mes de noviembre Torquemada participó en la X Bienal de la Restauración y Gestión del Patrimonio de la Feria AR&PA 2016, que se celebró en el Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid. También el Ayuntamiento de Torquemada participó en la XX Feria Internacional del Turismo de Interior, Intur, que se celebró en la Feria de Muestras de Valladolid en el mes de noviembre y que sirvió de marca para promocionar este espacio turístico.

El Ayuntamiento ha enviado una carta de agradecimiento a los vecinos que han abierto las puertas de sus bodegas para realizar estos trabajos. Gracias a ello se han podido catalogar las bodegas, describiendo con todo tipo de detalle estos espacios, tanto de manera descriptiva como gráfica. Además, a todos los vecinos que han participado en el proyecto del estudio planimétrico se les ha regalado un ejemplar del mencionado libro junto a un plano a escala de su bodega. «Esperamos que los vecinos sigan colaborando con nosotros contribuyendo a la conservación, uso y promoción de este conjunto monumental. Una importante obra de nuestros antepasados que queremos conservar para las generaciones futuras y que, sin duda, es un reclamo turístico más para nuestro municipio», señaló Jorge Domingo Martínez Antolín, alcalde de Torquemada.

El conjunto de bodegas de Torquemada se desarrolla en cinco barrios de desigual tamaño, originando una singular ordenación urbanística, con calles rectilíneas, casi paralelas, que configuran un poblado de lagares. Estos barrios se denominan bodegas de Valdesalce, bodegas de Ladrero, bodegas de Barrionuevo, bodegas del Paramillo y bodegas de Carrovillamediana. Se caracterizan por su antigüedad, su extensión y número (cerca de 500), así como por su profundidad y gran desnivel, determinando una forma de aprovechamiento de los recursos del territorio. Estas bodegas son construcciones subterráneas, excavadas sobre ocho metros de profundidad, que disponen de un pequeño lagar para la elaboración artesanal del vino.