UPA pospone el congreso en Palencia y el relevo de Domiciano Pastor

Domiciano Pastor, con Raúl Azpeleta a su lado, interviene en el comité provincial celebrado en el hotel Rey Sancho.
Domiciano Pastor, con Raúl Azpeleta a su lado, interviene en el comité provincial celebrado en el hotel Rey Sancho. / ANTONIO QUINTERO
  • La organización, conjuntamente con COAG, se manifestará el 3 de marzo en Valladolid «por unos precios dignos»

La Unión de Pequeños Agricultores, conjuntamente con COAG, se manifestará el 3 de marzo en Valladolid en defensa de unos precios dignos para los productos del campo y para reclamar alimentos de calidad procedentes solo de Europa. Y es que 2016 se caracterizó por los bajos precios, especialmente en los cereales y los forrajes, la crisis en la ganadería, y la incertidumbre en el sector remolachero.

UPA, que ayer celebró su comité provincial, ha cuantificado en casi 100 millones de euros las pérdidas en Palencia en el año 2016 en sectores claves como cereales y ganadería en comparación con las últimas campañas, en las que los precios cubrían los costes de producción. Además, la organización se muestra muy preocupada por la pérdida de 38 agricultores a título principal (ATPs) en el último año hasta los 3.795 actuales, una cifra que hace diez años ascendía a 4.392, por lo que un total de 597 profesionales de explotaciones familiares han tenido que abandonar forzosamente su actividad. En ganadería de vacuno, la preocupación es aún mayor, porque han cesado 138 explotaciones en Palencia en una década.

UPA presentó ayer el balance anual a sus asociados, insistiendo en los retos a los que tendrán que enfrentarse este año con el principal objetivo es el de intentar mejorar los precios tanto agrarios como ganaderos. También la organización comenzará a estudiar lo que será la nueva PAC a partir de 2020 y sobre todo, a reclamar que se cumplan las normas de regulación del mercado por parte de la Unión Europea.

El comité provincial celebrado ayer también sirvió para poner sobre la mesa que Domiciano Pastor dejará de ser la cabeza visible de la organización, después de más de dos décadas al frente, para dar paso a caras nuevas.

Según el propio Pastor, ha sido la dirección nacional la que ha pedido que se mantenga unos meses más, por lo que el congreso, en el que se materializará su relevo, que tenía previsto celebrarse a principios de año, se pospone a después del verano. En cuanto a las candidaturas, se baraja la posibilidad de que sea el actual gerente, Raúl Azpeleta, que conoce la organización a la perfección, el que finalmente se sitúe al mando de UPA. Sin embargo, el propio Domiciano Pastor señaló ayer que no hay nadie decidido, pero que alguien le relevará «en una organización como la nuestra en Palencia, en la que no hay ningún problema de fondos, de empleos ni de nada», señaló ayer Domiciano Pastor.