A por tabaco con pasamontañas

  • El dueño de un estanco en Dueñas que vive encima del establecimiento frustra el robo al despertarse

Un despertar de aúpa tuvo el lunes el propietario de un estanco situado en la localidad de Dueñas, después de que los ruidos realizados por dos hombres con sus rostros cubiertos por pasamontañas que trataban de entrar a robar en el negocio le despertasen sobresaltado cuando dormía en su casa, ubicada sobre el establecimiento.

Los hechos ocurrieron durante la madrugada, cuando el propietario del estanco situado en la calle Abilio Calderón de la localidad de Dueñas sintió ruidos que procedían del local. El hombre se levantó de la cama y, al mirar por la ventana, pudo divisar a dos hombres, corpulentos y oculta su identidad tras un pasamontañas, que trataban de acceder al negocio. De hecho, los delincuentes habían reventado la verja de entrada con una palanqueta o un objeto similar –de su corpulencia da fe el hecho de que arrancaran incluso el cierre del suelo, que está anclado–, y habían forzado la cerradura de la puerta de aluminio colocada a continuación.

Al propietario del estanco le dio tiempo a realizar unas fotografías de los ladrones antes de comenzar a gritar dando la voz de alarma, lo que hizo que los delincuentes huyeran del lugar sin poder perpetrar un robo en el estanco. Aunque en principio el propietario del estanco pensó que los ladrones eran dos hombres de raza negra, las fotografías que tomó y cedió a la Guardia Civil revelaron que los dos autores del hecho iban cubiertos por pasamontañas.

El instituto armado investiga la autoría de este robo, igual que el de la semana pasada en la Estación de Tratamiento de Agua potable (ETAP) de San Cebrián de Campos, con una cuantía entre daños y el material sustraído de más de 200.000 euros.