Un postre embajador de Palencia

José Manuel Fernández con las pastas 'Candelas' durante la degustación. Antonio Quintero
José Manuel Fernández con las pastas 'Candelas' durante la degustación. Antonio Quintero
  • Saborea ofrece una degustación solidaria de sus pastas 'Candelas', acompañadas de caldos de Pagos de Negredo

Pequeños bocados dulces que se convierten el los mejores aliados de un café y con una presentación inmejorable que en logos y colores evoca a la ciudad de Palencia. Se trata de las pastas ‘Candelas’, el dulce que la empresa Saborea ha comercializado en honor a la patrona de la ciudad y que nace con el reto de convertirse en un referente más de la gastronomía palentina.

Y qué mejor día para su promoción en sociedad que el 2 de febrero, día de las Candelas. José Manuel Fernández, propietario de Saborea, acompañado de sus padres, empresarios también ya jubilados del mundo de la gastronomía, ha ofrecido una degustación solidaria de este producto para que los palentinos conozcan y prueben un dulce que quiere llenar un hueco en el mercado de los productos típicos palentinos.

¿Y por qué el nombre de Candelas? «Pues porque desde mi trabajo de empresario de la gastronomía, también quiero contribuir a divulgar mi provincia, a ser un embajador de todo lo palentino. Queremos que este producto se vincule directamente a la provincia de Palencia, que sea un referente de lo nuestro, y el mejor nombre es el de la patrona de la ciudad, la Virgen de las Candelas», indicó.

José Manuel Fernández confiesa que el carácter innovador que ha heredado de sus padres le ha animado a poner en marcha este nuevo proyecto, que vio la luz durante las fiestas de San Antolín. La familia lleva años trabajando en el sector con el objetivo de llevar el nombre de Palencia fuera de las fronteras. Además, para este proyecto cuenta con respaldo institucional del Ayuntamiento y la Diputación, que le han impulsado a ponerlo en marcha.

Las pastas son pequeñas, «un tamaño ideal para comerlo sin que resulte pesado y sin apenas posibilidad de mancharse». Regadas con una rica capa blanca de polvo de azúcar, tienen unos ingredientes muy aceptados que gustan tanto a los niños como a los mayores. Un postre, en definitiva, apto para todas las edades, que no resulta empalagoso y con una presentación inmejorable.

Las cajas, con 500 gramos que corresponden a cerca de 70 pastas, están elaboradas en un atractivo color morado, con el escudo de Palencia y un formato cuadrado. «Se trata de una presentación ideal para quedar bien cuando te invitan a un café y, de cara a los turistas que puedan llevarse un recuerdo gastronómico de Palencia, se encaja perfectamente en la maleta y está preparado para que no se deterioren», apunta.

El atrio del Ayuntamiento ha sido el escenario de esa degustación, en al que se daban a probar las pastas junto al vino palentino Quinta Negredo. El dinero que se recaude se dedicará a una causa benéfica, que debe todavía concretarse.

Temas