Palencia, en alerta naranja por viento

Fuente helada en Aguilar de Campoo, durante la ola de frío de enero.
Fuente helada en Aguilar de Campoo, durante la ola de frío de enero. / AGUILAR DE CAMPOO
  • La Agencia Estatal de Meteorología prevé rachas de hasta 100 kilómetros por hora

Palencia, Burgos y León y están este jueves en alerta naranja, de aviso importante, por rachas de viento que pueden alcanzar hasta los 100 kilómetros por hora en la zona de la Cordillera Cantábrica, mientras que el resto de las provincias están en alerta amarilla tanto por viento como en otros casos por nevadas.

En concreto, Palencia, Burgos, León, Soria y Zamora están en alerta amarilla por nevadas de 10 centímetros de espesor.

El nivel de aviso naranja indica que existe un riesgo meteorológico importante (fenómenos meteorológicos no habituales y con cierto grado de peligro para las actividades usuales) mientras que la amarilla no supone un riesgo para las personas pero sí a la hora de hacer alguna actividad concreta.

En total, 34 provincias de trece comunidades están hoy en alerta por nieve, fuerte viento y por intenso oleaje con especial incidencia en A Coruña y Ourense donde hay alerta roja (riesgo extremo) por olas de hasta 9/10 metros, informa la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en su web.

A Coruña y Ourense tienen también activada la alerta naranja por rachas de viento de 100 kilómetros por hora, y en Lugo hay alerta naranja por fuerte viento y olas de 7 metros.

En la provincia de Cáceres (Extremadura), hay alerta naranja por fuerte viento que en áreas de la zona norte subirá hasta los 90 kilómetros por hora.

Las comunidades de Cantabria, Navarra, La Rioja y Asturias tienen alerta naranja por intensas rachas de viento de 110 kilómetros por hora en zonas de la cordillera, Picos de Europa, ibérica riojana y en Líébana.

Aragón, Castilla La-Mancha, Madrid, País Vasco y las provincias de Castellón y Valencia (Comunidad Valenciana) y Girona y Lleida (Cataluña) continúan con alerta amarilla por fuertes vientos.

La Aemet advierte de que con la alerta roja, el riesgo meteorológico es extremo con fenómenos meteorológicos no habituales de intensidad excepcional y con un nivel de riesgo para la población muy alto, mientras que con la alerta naranja existe hay riesgo importante en fenómenos meteorológicos no habituales y con cierto grado de peligro para las actividades usuales.