Primera reunión del nuevo Consejo Presbiteral celebrada en el Obispado.
Primera reunión del nuevo Consejo Presbiteral celebrada en el Obispado. / El Norte

El nuevo Consejo Presbiteral de Palencia comienza a trabajar

  • El obispo, Manuel Herrero, refuerza su órgano asesor con curas cercanos a Castellanos y Cantero

Desde el nombramiento de Manuel Herrero Fernández como obispo de Palencia, producido el 27 de abril, y la posterior consagración y toma de posesión, el 18 de junio, se abrió en la Diócesis de Palencia un periodo de expectativa hasta conocer los nombramientos y cambios que introduciría el nuevo obispo en la Diócesis, fraile agustino y discípulo de Nicolás Castellano –obispo que fue entre 1978 y 1991 y actual emérito– en el seminario de la orden en Palencia.

El primer cambio y más importante se comunicó el pasado día 23 con el nombramiento de Anastasio González Aguado como vicario general. El párroco de San Ignacio y Santa Inés –iglesia ubicada en el barrio del Cristo– es un sacerdote que ha estado siempre en la órbita del presidente de la Fundación Hombres Nuevos.

Por otro lado, este lunes se ha constituido el nuevo Consejo Presbiteral, órgano asesor y consultivo del obispo, que tiene carácter deliberativo y que está integrado por 31 miembros. De ellos, tres son elegidos directamente por el obispo. El primer nombre que aparece en la lista es el de Donaciano Martínez Álvarez, que fuera vicario de Pastoral en la curia presidida por Nicolás Castellanos –esta vicaría es una de las que más peso tiene en la Diócesis– y fue administrador diocesano cuando el ahora obispo emérito abandonó Palencia para fundar una misión en Bolivia, hasta la llegada de Ricardo Blázquez, actual arzobispo de Valladolid.

En la lista de miembros de designación libre por el obispo figura también Aurelio Báscones de la Hera, un sacerdote muy cercano al nuevo obispo de Teruel y Albarracín, Antonio Gómez Cantero, que fue vicario general de la Diócesis de Palencia desde 2008. Aurelio Báscones es en la actualidad párroco de Paredes de Nava, aunque diversas fuentes le sitúan como próximo responsable de San Lázaro, en la capital palentina, parroquia que desde 2004 ha regentado el nuevo obispo de la diócesis aragonesa. Báscones ya presidió en la tarde del domingo una misa en este céntrico templo.

El tercer miembro elegido por el obispo es Luis Miguel Díez Fernández, vicario parroquial de Herrera de Pisuerga.

Los trece miembros natos del Consejo Presbiteral son el obispo;el vicario general; el de Pastoral, Miguel Pérez García; el deán de la catedral, Mateo Aparicio Juan; el secretario general, Eduardo Calvo Sedano;el ecónomo, Ricardo Gómez Laso, y los arciprestes:Pedro Poza Nicolás (Brezo), Juan Carlos Martínez Mayordomo (Camino de Santiago), Gaspar Pérez Cerrato (Campos), Benito de la Plaza Marcos (Cerrato), Lázaro Merino Palenzuela (Palencia), Fernando Salomón Gatón (Pisuerga Norte) y Luis Ángel Roldán de Arriba (Valle).

Por último, los quince miembros elegidos son: por los arciprestazgos, Jesús Vigo Martínez (Brezo), Andrés Garrachón Garrachón (Camino de Santiago), Carlos Chana Seco (Campos), Miguel Ruiz Prada (Cerrato), Antonio García Redondo (Palencia), Félix Ruiz García (Pisuerga Norte) e Ignacio González de la Fuente (Valle); José González Rabanal en representación de los consiliarios; Amador Valderrábano García, de los canónigos; José Luis Calvo Calleja, de los delegados diocesanos, y Maximino de Prado Vega, de los jubilados. Por último, en representación de los religiosos pertenece al Consejo Presbiteral el superior de los agustinos de Palencia, Agustín Bécares, los dominicos Antonio Abad y Luis Miguel García y el cisterciense de San Isidro de Dueñas Bernabé Domínguez.

El Consejo Presbiteral de la Diócesis de Palencia se constituyó ayer. A primera hora, los miembros del órgano consultivo del obispo celebraron una Eucaristía en la capilla del Obispado, presidida por monseñor Manuel Herrero. Acto seguido, todos ellos se reunieron en una de las salas del Obispado para elegir al secretario y la comisión permanente, así como otros miembros que representarán al Presbiterio en el consejo diocesano de Pastoral. Durante el encuentro, el obispo de la Diócesis insistió en «la importancia de trabajar en comunión bajo la guía del Espíritu Santo, con profunda Libertad, buscando la verdad y siempre viviendo la caridad», según señaló la Oficina de Comunicación de la Diócesis.

En esta remodelación que vive la Diócesis está pendiente aún la elección del Colegio de Consultores, que más presencia y peso en los periodos de sede vacante.