Manifestación convocada por los sindicatos el año pasado para reivindicar mejoras laborales.
Manifestación convocada por los sindicatos el año pasado para reivindicar mejoras laborales. / Ántonio Quintero

Los sindicatos se proponen la recuperación salarial de los trabajadores de Palencia

  • El planteamiento en la negociación colectiva es lograr aumentos de hasta el 3%

  • 12.607 empleados están pendientes de 14 convenios sectoriales en la provincia

Los representantes sindicales y del empresariado llevarán a la mesa de negociación este año 14 convenios de sector, algunos de ellos pendientes desde el año pasado, como el de pastelería; del anterior, los de campo y madera, incluso desde antes de 2015, como los de pompas fúnebres y el de minería. El total de convenios afecta a 12.607 trabajadores de la provincia.

Las centrales UGT y Comisiones Obreras, que en principio plantean una negociación conjunta, plantean subidas salariales de entre el 1,8%y el 3%. Y, aunque conscientes de la dificultad de alcanzar esos porcentajes, subrayan que es necesario empezar a recuperar la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores de Castilla y León y de Palencia, donde ha sido más acusada.

Por ello, los representantes sindicales esgrimen el documento del tercer acuerdo estatal para la negociación colectiva de los años 2015, 2016 y 2017, que en su adaptación a la región recoge que «...Es preciso tener en consideración la situación en que se encuentra nuestra comunidad en cuanto a empresas, salarios, condiciones laborales y su evolución». En concreto, en el siguiente párrafo de este acuerdo se expone que la capacidad de compra de los trabajadores españoles se redujo un 7,1% en el periodo de 2009 a 2014, mientras que en Castilla y León, los salarios reales han tenido la mayor pérdida de capacidad de compra, un 11,2%.

Esta tónica se mantiene, puesto que las subida salarial media obtenida en la negociación colectiva de 2016 en Castilla y León se sitúa por debajo de la media nacional, que fue del 1,06%, mientras que en la región los sueldos aumentaron una media del 0,85%, y en la provincia el 0,78%, según subrayan el secretario de Empleo y Acción Sindical de CC OO, Santiago González Tapia, y el secretario general de UGT, Julián Martínez Calderón.

Los sindicalistas afirman que, en contra de las tesis de Gobierno sobre la mejor situación económica, aún no se ha remontado la crisis y temen que este sea el argumento de las empresas para rechazar los incrementos salariales y las mejoras laborales que se proponen, expone el secretario de Empleo de Comisiones.

Entre esas mejoras señala la reducción de jornada, y subraya la necesidad de que los empleados públicos recuperen las 35 horas semanales que tenían antes de la crisis y que se vuelva a crear empleo cubriendo las plazas vacantes y las de jubilación. En definitiva, «que se reviertan las reformas laborales», resume Santiago González.

Tanto el sindicalista de CC OO como el secretario provincial de UGT proponen que sean las empresas de los sectores que empiezan a despegar económicamente las que marquen las pautas de los aumentos salariales. «Hay sectores que se pueden aproximar al 3% y otras que lo pueden asumir», afirma Julian Martínez.

Los sindicalistas asumen que si la negociación sectorial es difícil, aún se presenta «más cruda» en los convenios de empresa, donde siempre se encuentran más inconvenientes para llegar a acuerdos, sobre todo en aspectos salariales y de jornada laboral. «Y cuanto más pequeña es la empresa, más difícil es la negociación», remarcan.

Declaración de intenciones

En cuanto a la postura empresarial, «desde Madrid, la pauta es la contención salarial», afirma el presidente de la Confederación Palentina de Organizaciones Empresariales (Cpoe), José Ignacio Carrasco.

Precisamente, la CEOE hacía pública ayer su recomendación de subidas de hasta el 1,5%, con un complemento del 0,5% vinculado a la productividad.

El representante del empresariado palentino argumenta que la contención salarial «la apoyan otros organismos, que también constatan que no se ha superado la crisis». Por ello, en la provincia «se apuesta por la moderación», aunque admite que eso no significa que no se acepten subidas salarias, frente a congelaciones de años anteriores.

Respecto al texto firmado por Cecale sobre la negociación para que los trabajadores de Castilla y León recuperen poder adquisitivo, José Ignacio Carrasco interpreta que se trata de «una declaración de intenciones», y expone que todavía hay empresas que están sufriendo la crisis, y aunque en algunas se empieza a superar, incluso con creación de empleo, «no se pueden permitir desbordar los gastos salariales».

El presidente de Cpoe, que «reconoce y agradece la postura coherente y razonable» de los sindicatos durante los años de crisis, pide de nuevo su cooperación «para ver cuándo y en qué sectores se puede pedir un esfuerzo salarial a las empresas, y en cuáles ceder».

Hasta ahora, ya se han iniciado las negociaciones en industria de la madera, minería, pompas fúnebres, y trabajos agropecuarios.

Entre los sectores en los que los convenios tendrán mayor repercusión por el numero de trabajadores, están el de la industria siderometalúrgica, con 3.000 empleados; el de construcción, con 2.127, o el de Hostelería, con 1.800 y que los sindicatos citan también como uno de los más precarios en cuanto a salarios bajos y jornadas prolongadas. Como delicados se presentan también los de sanidad privada o el de oficinas y despachos.