Trabajadores de centros privados, en una de las manifestaciones del año pasado. Marta Moras
Trabajadores de centros privados, en una de las manifestaciones del año pasado. Marta Moras

Los trabajadores de la sanidad privada en Palencia piden cuentas a la Junta

  • Los representantes sindicales se concentrarán mañana ante la Delegación y solicitan información sobre la financiación de los centros San Juan de Dios y Hermanas Hospitalarias

  • La negociación del convenio lleva dos años de bloqueo por desacuerdos en los salarios y la jornada laboral

Los miembros de la comisión negociadora y de los comités de empresa de los centros de sanidad privada han convocado una medida de protesta para este jueves durante la que registrarán un petición de reunión «con carácter de urgencia» a la Junta de Castilla y León para conocer de primera mano cual es la financiación de los dos grandes centros del sector en Palencia, el de las Hermanas Hospitalarias y San Juan de Dios. La concentración se ha fijado para las 11:00 horas en la Delegación Territorial de la Junta.

Los representantes sindicales critican el retraso en la negociación colectiva y afirman que después de dos años de bloqueo, 23 reuniones y más de mil familias esperando, «parece que las empresas aún no ponen voluntad ni interés por avanzar en la negociación del convenio, ni mucho menos de mantener las condiciones laborales que tienen actualmente los trabajadores de la sanidad privada en Palencia, provocándoles una importante pérdida de poder adquisitivo», según indican en un comunicado.

Los sindicatos exponen que las empresas apuntan a la Junta de Castilla y León de ser las causantes de «estrangular los derechos de los trabajadores, reducirles su salario, aumentar su jornada e incluso eliminar coberturas por enfermedad». Según los representantes de la comisión negociadora y de los comités, los centros privados, culpan tanto la Junta de Castilla y León como la Diputación Provincial de «ahogarles», al no actualizar los conciertos desde 2009 y al no cubrir las bajas por fallecimiento.

Durante las últimas reuniones, los desacuerdos en el convenio se centran ahora en la ampliación de la jornada laboral mediante de la eliminación de los días de libre disposición como trabajo efectivo, lo que supone ampliar la jornada entre 42 y 60 horas, dependiendo el turno de trabajo, exponen los representantes sindicales. Ante ello, los sindicatos UGT, CC OO, SATSE Y CSIF, con representación en estas empresas, sostienen que «no queremos perder derechos que terminen destrozando nuestro convenio». Este rechazo a la aplicación de jornada, indican los sindicatos, se fundamenta en el estado de ocupación de los centros y las informaciones que algunos comités de dirección han trasladado a los trabajadores sobre el estado «de bonanza» de estas empresas, exponen los sindicatos.