El servicio de Renfe en la línea Santander-Aguilar, parado por obras en la vía

  • Los pasajeros del Alvia de esta mañana y los de cercanías entre Bárcena y Reinosa están siendo trasladados en autobús hasta sus destinos

El tren Alvia que esta mañana cubría el trayecto Santander-Madrid y los trenes de cercanías de Renfe que circulan entre Bárcena y Reinosa no están dando servicio a los pasajeros en este momento. El servicio de RENFE en los trayectos que afectan a la línea Santander-Aguilar está parado desde las 7:30 horas y todavía no se sabe cuándo podrá restablecerse, según informa El Diario Montañés. La causa es un retraso en las entrega de las obras que Adif está realizando en las vías en el tramo entre Lantueno y Reinosa. Los trabajos se hacen habitualmente en horario nocturno para no interrumpir el servicio, pero en esta ocasión esas labores han sufrido un retraso y la vía está ocupada, por lo que los trenes no pueden pasar.

Por eso, Renfe ha decidido transbordar a los 92 pasajeros que viajaban en el Alvia hacia Madrid y llevarlos en dos autobuses hasta Aguilar de Campoo, donde otro tren les esperaba para poder llegar hasta la capital madrileña. También el servicio de cercanías entre Barcena y Reinosa está siendo atendido por autobuses desde primera hora de la mañana.

En principio Adif había señalado que sobre las 9:30 horas podrían terminar esos trabajos en la vía y restablecerse el servicio, pero a esta hora todo sigue igual.

Algunos de los pasajeros que han permanecido cerca de dos horas parados en la estación de Torrelavega se han mostrado muy indignados con Renfe, ya que en un primer momento, la compañía les comunicó, por la megafonía del tren que el viaje no podía continuar debido a un descarrilamiento de un tren de mercancías en Reinosa.

José Serrano es uno de esos pasajeros que esta mañana, a las 7.05 horas se subió al Alvia en la estación de Santander. «Tenía una reunión de trabajo en Aguilar de Campoo y quería estar allí sobre las 8 aproximadamente. Pero a las 7.30 horas nos quedamos parados en Torrelavega y nos dijeron por megafonía que había habido un descarrilamiento en Reinosa y que teníamos que esperar en el tren hasta que la vía estuviese libre», cuenta José, que añade que la mayoría de los pasajeros se preocuparon incluso por saber si lo que había descarrilado era un tren de pasajeros o de mercancías. Serrano no entiende por qué les dijeron que la causa de estar parados era un descarrilamiento «cuando sabían perfectamente que la razón era que no habían terminado las obras. Me indigna esa manera de mentir tan gratuita. Todos somos adultos y si nos dicen que no se puede continuar por unas obras, pues no pasa nada. Nos sentará mejor o peor, pero, por favor, que no nos mientan diciendo que es un descarrilamiento».

José Serrano también lamenta la falta de información cuando a las 9.30 (dos horas después) han llegado a Torrelavega dos autobuses para llevar a los 92 pasajeros hasta Aguilar de Campoo. «Nos han bajado del tren y nos han metido al autobús como borregos, también sin explicaciones. Yo he decidido no subirme al autobús que iba hacia Aguilar porque ya me daba igual no ir, ya no llegaba a la reunión de trabajo que tenía así que me he dado media vuelta», dice el pasajero.