Las dudas planean sobre la declaración de bien de interés cultural de la Colegiata de Aguilar

Entrada a la Colegiata de Aguilar.
Entrada a la Colegiata de Aguilar. / Nuria Estalayo
  • Los socialistas explican que la orden de 1931 no recoge este monumento, por lo que piden su inclusión real en el catálogo

La Colegiata San Miguel Arcángel de Aguilar de Campoo acogió ayer la celebración de la última eucaristía antes del inicio de la reparación de sus bóvedas, que está previsto para hoy. Tras el cierre de la Colegiata para la ejecución de las obras, se celebrarán las misas los domingos en el Cine Amor, con un horario de 12:00 y 13:00 y los días festivos a las 12:00 horas, también en el mismo emplazamiento.

La obra de restauración cuenta con una inversión de 421.855 euros y la llevará a cabo la empresa Trycsa, a la cual el ayuntamiento le ha concedido una bonificación del 75% del Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO). Este punto, que fue aprobado en el último pleno ordinario celebrado el pasado 19 de diciembre, levantó una gran controversia y sobre todo muchas dudas sobre el derecho a recibir esta bonificación por parte de la empresa beneficiaria.

La posible ilegitimidad sobre el acuerdo y el desconcierto surgió por la argumentación expuesta por el grupo socialista. Según recordó su portavoz, Manuel Merino, la bonificación del 75% regulada en la ordenanza del 2014 está destinada a los Bienes de Interés Cultural (antes denominados Monumentos histórico-artísticos) y los socialistas dudan de que la colegiata aguilarense posea esta declaración BIC.

«Consideramos que la obra sí reviste interés al ser una obra necesaria de cara a la conservación de la Colegiata de San Miguel, declarada parece ser Monumento histórico-artístico en 1931; y digo parece ser porque, si bien en el catálogo oficial de Bienes de Interés Cultural de la Junta de Castilla y León aparece la Colegiata de San Miguel declarada como tal; la base para su declaración es la publicación de la misma en el BOE del 4 de junio de 1931, y este dato que aparece en numerosas publicaciones de carácter turístico o técnico parece no ser real», expuso Manuel Merino en el pleno, argumentando además que «parece que no es real dado que en la declaración de Monumentos firmada por Niceto Alcalá Zamora, primer presidente de la Segunda República Española, este portavoz no encuentra la Colegiata de San Miguel de Aguilar de Campoo. Se encuentran, por ejemplo San Andrés de Arroyo o la iglesia de San Pedro de Moarves, y también se encuentra la parroquial de San Miguel de Palencia, y parece ser que este hecho es el que ha inducido al error que ya nos dura 85 años».

Sin referencias

Los socialistas tienen razones para dudar de que la Colegiata San Miguel de Aguilar haya sido declarada de BIC ya que entre los monumentos palentinos enumerados en el boletín del 4 de junio de 1931, sí hay una iglesia parroquial San Miguel, pero sólo una y está escrito que se halla en Palencia, y en ningún momento aparece en el listado de esta publicación el nombre de Aguilar de Campoo. Y precisamente, la iglesia San Miguel de la capital palentina también consta en el catálogo oficial de bienes de interés cultural de la Junta de Castilla y León como declarada Monumento histórico-artístico en la misma fecha de junio de 1931, que se cree que la iglesia aguilarense se estableció como Bien de Interés Cultural.

Pero el grupo socialista aguilarense ha ido más allá y no ha dejado este asunto únicamente en esta argumentación lanzada durante la última sesión plenaria celebrada en Aguilar y ha solicitado que se inicie el expediente para la declaración BIC del monumento aguilarense.

El pasado 23 de diciembre, Manuel Merino, ha enviado un escrito al Director General de Patrimonio de la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León en el que solicita la incoación del expediente correspondiente para la declaración como Bien de Interés Cultural de la Colegiata de San Miguel Arcángel de Aguilar de Campoo.