UPA alerta del cese de actividad de 597 agricultores en la última década en Palencia

Afiliados de UPA, durante el comité provincial celebrado en enero de 2016.
Afiliados de UPA, durante el comité provincial celebrado en enero de 2016. / ANTONIO QUINTERO
  • UPA cuantifica en casi 100 millones de euros de pérdidas en sectores claves como cereales y ganadería

Finaliza un año agrario marcado por los bajos precios, la crisis en todos los sectores ganaderos de leche, la incertidumbre en el sector remolachero y la caída de precios en los cereales y forrajes.

La Unión de Pequeños Agricultores de Palencia hace un balance de 2016, en el que resalta que «el supuesto incremento de la renta agraria del 5% que ha anunciado el Ministerio de Agricultura no debe hacer olvidar los datos del propio CES que apuntan que la renta agraria española en términos corrientes descendió un 16% entre 2003 y 2015, debido al acusado encarecimiento que experimentaron los costes de producción, que crecieron un 46% durante este mismo periodo», según destaca la organización agraria en un comunicado.

UPA cuantifica en casi 100 millones de euros de pérdidas en Palencia en el año 2016 en sectores claves como cereales y ganadería respecto a las últimas campañas en las que los precios cubrían los costes de producción.

«Este año 2016 ha venido marcado por falta de rentabilidad y muchas explotaciones se han visto abocadas al endeudamiento y al cierre, tal y como lo demuestran los datos, donde en Palencia solo en el último año ha perdido 38 agricultores a título principal (ATPs). Y venimos arrastrando esta situación desde hace tiempo. Hace apenas quince días Palencia contaba con 3.795 ATPs, mientras que diez años atrás esa cifra ascendía a 4.392, por lo que un total de 597 profesionales de explotaciones familiares que han tenido que abandonar forzosamente su actividad», añade.

Los sectores de cereal y forrajes, acumulan unas pérdidas de más de 50 millones de euros en el año 2016 en Palencia, debido a las bajadas de precios que venimos soportando en los últimos años de entre un 30 a 40% y los altos costes de producción.

Los bajos precios de la leche de vaca a lo largo de todo el 2016 ha sido el denominador común de todo este año, tocando suelo en el mes de julio, que la cotización media fue de 0,28 centimos de euro por litro de leche, y cuyos efectos se acumulan a las enormes pérdidas del año anterior. El problema se ha trasladado en este 2016 a la leche de oveja y cabra, debido principalmente al contagio de la crisis del vacuno de leche y a la introducción de un mayor porcentaje de leche de vaca en los quesos de mezcla. Los precios en casi medio centenar de ganaderos han descendido hasta 0,22 euros por litro, lo que ha supuesto el cierre de muchas explotaciones y la ruina de otras.