El Norte de Castilla

Procesado por falsificar la firma de su hermana y su expareja en una empresa

  • Ambas denuncian que, como gestor de su franquicia de moda, cobró 103.910 euros en pagarés y recibió autorizaciones bancarias suplantándolas

La titular del Juzgado de Instrucción Número 4 de Palencia ha dictado un auto en el que acuerda que se continúe con la tramitación de las diligencias previas por procedimiento abreviado contra Ó. R. C. G. por un presunto delito de falsedad en documento mercantil después de que el hombre, gestor de una sociedad mercantil en la que su hermana y su expareja eran administradoras, suplantara supuestamente la firma de ambas mujeres en pagarés con entidades bancarias y en una autorización para poder disponer sin limitación del saldo en una cuenta corriente de la sociedad.

Los hechos se remontan a 2012, cuando la hermana y la expareja del imputado, E. M. C. G. y E. M. V. R., respectivamente, constituyeron una sociedad mercantil con la finalidad de firmar con una conocida empresa de moda un contrato de franquicia. Las dos mujeres delegaron en el imputado, en calidad de gestor, tanto la constitución de tal sociedad mercantil como la posterior llevanza de los asuntos fiscales, laborales y contables, incluida la tesorería diaria de la misma. Según la denuncia que se formuló contra Ó. R. C. G., el imputado «aprovechando, tal relación de confianza, falsificó presuntamente la firma de su hermana en un pagaré de una entidad bancaria a su nombre por importe de 48.915 euros, y en otro pagaré por importe de 54.995 euros». «De igual forma, y en el momento de proceder a suscribir un contrato de apertura de cuenta personal con una entidad bancaria a nombre de la empresa mercantil que ambas mujeres habían constituido, presuntamente falsificó la firma de su hermana», agrega la denuncia.

«Con el fin de conseguir a su favor una autorización tan amplia como en derecho sea menester para que con su sola firma pueda disponer sin limitación alguna, en una o varias veces, del saldo que en cada momento presentara la cuenta corriente, Ó. R. C. G. falsificó la firma de las dos titulares y administradoras solidarias de la mercantil, su hermana y su expareja», añade la denuncia contra el imputado.

La titular del Juzgado de Instrucción Número 4, en su auto, ordena que se continúe con la tramitación de diligencias previas por si los hechos denunciados pudieran ser constitutivos de un presunto delito de falsedad en documento mercantil.

Sin embargo, la juez hace suyo el informe emitido por el Ministerio Fiscal en orden a justificar el sobreseimiento provisional y el archivo de las actuaciones contra Ó. R. C. G. en relación con los delitos de estafa y apropiación indebida al entender que concurre la excusa absolutoria prevista en el Código Penal dada la relación de parentesco existente entre las titulares y administradoras solidarias de la sociedad mercantil y el investigado en la fecha de los hechos objeto de denuncia –hermana y pareja sentimental, situación esta última equiparable a la del matrimonio según doctrina jurisprudencial–.